Nuestros servicios Viajes de lujo Curiosidades de la Semana Santa
21 Mar
2015

Curiosidades de la Semana Santa

Publicado en: , |

Semana Santa Papón

Una de las festividades clave del cristianismo es la llamada Semana Santa, unos días de recogimiento en los que 2.000 millones de fieles cristianos rememoran los días en los que Jesucristo fue apresado, juzgado y ajusticiado en la cruz y su posterior resucitación y subida a los Cielos. La Semana Santa se celebra cada año en fechas variables, en 2015, por ejemplo, el Domingo de Ramos (arranque de la Semana Santa) es el 29 de marzo, del 30 de marzo al 1 de abril celebraremos los días santos lunes, martes, miércoles… El día 4 de abril será el llamado Sábado de Gloria, preludio de los dos días que son el colofón de esta fiesta religiosa, el Domingo de Pascua o de Resurrección y, seguidamente, el Lunes de Pascua. Hoy en el blog de Gretur Viajes vamos a intentar conocer algunas curiosidades sobre esa Semana Santa que estamos a puntito de vivir y disfrutar.

El Huevo de Pascua

Regalar huevos de pascua bellamente decorados es una tradición fundamentalmente anglosajona aunque, como todas, va arraigando poco a poco a lo largo y ancho del mundo. El origen de esta tradición la encontramos en los antiguos egipcios que acostumbraban a cocer huevos, pintarlos y regalarlos a sus seres queridos para celebrar el inicio de la primavera. En la Edad Media el cristianismo adoptó esta ancestral costumbre y le dio un cariz religioso: como durante la Cuaresma estaba prohibido consumir huevos, las familias los cocían y conservaban aplicándoles una capa de cera de abeja. Cuando terminaba el periodo de abstinencia, justo el Domingo de Pascua, la familia se sentaba a la mesa a celebrar la resurrección de Jesucristo y consumir, cómo no, esos manjares en forma de huevo que habían guardado con celo durante las semanas de recogimiento y reflexión de la Cuaresma. Cuando la Iglesia Católica dejó de prohibir el consumo de huevos durante el periodo de luto, los pasteleros de toda Europa empezaron a crear bellísimos huevos de chocolate, pequeños bombones con sorpresa en su interior que se convertían en el regalo perfecto para los pequeños de la casa el día clave de la religión católica: el Domingo de Resurrección.

El Ramo de Pascua y sus cenizas.

Poco a poco se va perdiendo esta costumbre, pero seguro que alguno de ustedes recuerda ver colocado el ramo pascual en las terrazas y dinteles de las puertas, ¿verdad? En las procesiones del Domingo de Pascua era muy habitual saludar a la imagen de Cristo llegando a Jerusalén antes de su Pasión haciendo ondear bellas palmas de olivo. El origen de esta costumbre es sencillo: en la antigüedad, las ramas de olivo eran uno de los símbolos de la vida. Así, los fieles recibían a Jesucristo como el símbolo del dios que daba su vida para salvar la de la humanidad.

Pocos conocen esta otra curiosidad: ¿sabía que las ramas de olivo son el origen de las cenizas que los fieles reciben en su frente el miércoles de ceniza? Hoy en día prácticamente se ha perdido esta costumbre, pero antiguamente, al final de la Semana Santa, los cristianos del pueblo llevaban sus palmas y ramas usadas a la iglesia de su localidad. El sacerdote las conservaba, las secaba y las quemaba para conseguir esas cenizas que marcarían las fieles de los creyentes justo el día en el que da comienzo el periodo de abstinencia carnal preludio de la Semana Santa: el miércoles de Cuaresma.

El capuchón de los penitentes

En muchos rincones de España el tráfico se paraliza para dejar pasar a las magníficas procesiones de Semana Santa. Sevilla, Valladolid, León, Zamora… son algunas de las ciudades en las que existe una tradición muy arraigada de conmemorar cada día santo con varias procesiones de las diferentes hermandades o cofradías, grupos de fieles que se identifican con vestimentas de colores diferentes. Los fieles que conforman estos pasos religiosos se denominan papones o penitentes y una de sus peculiaridades es el capuchón que tapa sus caras y eleva su punta a los cielos. ¿Por qué llevan este extraño sombrero?
La razón la encontramos en la Iglesia Católica y su desgraciadamente famosa Inquisición. Uno de los castigos más leves que aplicaban estos jueces de la moral durante la Edad Media era obligar a los pecadores a llevar durante días y días un gorro que aludiera al pecado que supuestamente había cometido. El objetivo de este sombrero era servir de penitencia avergonzando públicamente al que lo llevaba. Esta costumbre fue retomada por las antiguas hermandades de la Semana Santa sevillana como símbolo de la vergüenza de la humanidad por haber asesinado al hijo de Dios. Poco a poco la costumbre del capuchón de los penitentes o papones se extendió a las diferentes localidades españolas que celebran con fervor estos días tan especiales para el cristianismo, la Semana Santa Cristiana.

Imagen:

«Procesión del Jueves Santo - Toledo, España - z - 2010» por Francisco Javier Martín Fernández - http://www.flickr.com/photos/tvquiero/4483845857. Disponible bajo la licencia CC BY 2.0 vía Wikimedia Commons.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información