06 Mar
2009

Santa Sofía

Publicado en: |
Santa Sofía, una de las joyas más preciadas de Estambul, permanece aferrada a la antigua Constantinopla viendo los siglos pasar. A pesar de su agitada historia, se nos presenta grandiosa en la zona monumental de la capital de Turquía.
Su nombre significa “Sabiduría Divina”. La primitiva basílica de Santa Sofía fué mandada construir por el emperador Constantino en el año 325, que terminó siendo destruída por un incendio en el año 404. Fue reconstruída por Teodosio II en el año 415,  y durante la revuelta de Nika otro incendio volvió a destruírla en el año 532; cuarenta días más tarde el emperador Justiniano I ordena su reconstrucción que se prolonga desde el 532 al 537, en Constantinopla, la capital del imperio bizantino, que hoy conocemos como Estambul en Turquía.

Museo de Santa Sofía Es una de las obras más importantes del arte bizantino. Para su construcción Justiniano hizo traer de las provincias del imperio gran variedad de mármol blanco de Mármara, mármol verde de la isla de Eubée, amarillo de Africa y rosa de Synnada. Tiene una sala central, tres naves y una galería, con un jardín que rodea la basílica. Lo más espectacular es su cúpula con forma de media naranja, de 56,6m. de altura y 31,87m. de diámetro. que está construída con ligeros ladrillos traídos de Rodas y parece estar suspendida, ya que se apoya en cuatro puntos, rodeándola cuarenta pequeños contrafuertes separados unos de otros por ventanas. La planta es un rectángulo de 77 x 71 m.

Durante 916 años fue iglesia cristiana y sirvió de refugio a los habitantes de la ciudad cuando en 1453 Constantinopla fué atacada por los turcos, año en que se convertió en mezquita. Es en el período otomano cuando se añaden los 4 minaretes.

En 1934 Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la Turquía moderna, la convierte en museo para preservar los importantes mosaicos que datan de los siglos IX al XII y adornan el interior de la basílica, tanto de representaciones religiosas como Jesús Pantocrator, La Virgen y el arcángel S.Gabriel, como de emperadores y emperatrices bizantinos. Las decoraciones turco-islámicas son el mihrab, la logia imperial del siglo XIX y ocho pinturas de 8 metros de diámetro en las que están escritos los nombres sagrados de Allah, el profeta Mahoma, los cuatro califas y los nietos de Mahoma.

Santa Sofía es la cuarta basílica en importancia después de San Pedro de Roma, el Duomo de Milán y San Pablo de Londres

Se puede visitar de Martes a Domingo de 9:30 a 17:00. Los Lunes permanece cerrada al público.

 



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información