Nuestros destinos Viajes a Turquía Blog de Turquía Palacio Dolmabahçe: el lujo en Estambul
22 Feb
2011

Palacio Dolmabahçe: el lujo en Estambul

Publicado en: |

Todo aquel que no sea muy amigo de la arquitectura otomana, quien se canse de visitar mezquitas o quien quiera conocer algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados Turquía, debe visitar el palacio de Dolmabahçe (Dolmabahçe Sarayı, en turco), un edificio singular y maravilloso que se encuentra a una de las orillas del Bósforo, en el lado europeo de Estambul.

Palacio Dolmabahçe
Palacio Dolmabahçe

De inspiración claramente europea, este edificio fue el centro administrativo de todo el Imperio turco durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, aunque, entre 1889 y 1909, se trasladó el mando hasta el palacio de Yildiz. No todos los sultanes decidieron vivir aquí, pero sí se reservaban sus dependencias a los altos cargos extranjeros y, en sus salas, se organizaban fiestas y recepciones con las clases más poderosas del momento. Aunque en el palacio de Topkapi los sultanes podían tener todo a su alcance, estos quisieron dar un paso más hacia la modernidad y construir un edificio más del gusto de la época, en la que predominaban las líneas majestuosas de palacios como el parisino de Versalles o el londinense de Buckhingam. En este sentido, fue el sultán Abdulmecid I (el número 33 del Imperio otomano) quien decidió mandar a construir este palacio entre 1842 y 1853 y, según aseguran documentos de la época, costó el equivalente a 35 toneladas de oro y es que tan sólo 14 toneladas fueron destinadas a decorar los techos del palacio.

Diseñado por los arquitectos Garabet Amira Balya y Nigogps Balya de origen armenio, la elección del lugar para levantar Dolmabahçe no fue casual, ya que esta bahía era el sitio preferido de los hombres ricos otomanos que fueron construyendo lujosas mansiones durante todo el siglo XIX.

Fuente interior del palacio
Fuente interior del palacio

El edificio, que tiene una superficie total de unos 45.000 metros cuadrados, tiene dos partes bien diferenciadas. Una de sus áreas principales estaba destinada a las recepciones oficiales y los pases político-administrativos del sultán y la otra era su área privada con el harén, donde también estaban los apartamentos de la familia del sultán. Así, en total había 285 habitaciones y 46 salones, uno de ellos, el principal de 2.000 metros cuadrados, decorado con una impresionante araña de cristal de Bohemia, regalo de la reina Victoria de Inglaterra, con 750 lámparas. No es la única pieza de Bohemia que hay en el palacio, puesto que éste cuenta con la mayor colección de candelabros cristal de Bohemia y Baccarat. Sin embargo, para muchos el lugar más especial y llamativo de Dolmabahçe es su escalinata de latón y cobre con forma de doble herradura cuyo pasamanos es de cristal de Baccarat, aunque también resultan impresionantes sus alfombras de Hereke o las de piel de oso regalo del zar de Rusia. La decoración se completa con cuadros del artista ruso Ayvazowsky, columnas de pórfido traídas desde la antigua ciudad de Pérgamo, mármoles de Mármara, alabastro egipcio y un largo etcétera.

No obstante, una de las salas más famosas del palacio de Dolmabahçe es la dedicada a Mustafá Kemal Atatürk, quien fue el primer presidente de la república de Turquía. En este lugar pasó sus últimos años cuando ya se encontraba enfermo y murió el 10 de noviembre de 1938, fecha en la que todavía hoy los turcos rinden un cálido homenaje justo en el momento de su fallecimiento, a las 9.05 horas, en el que todo el país se paraliza. La visita permite ver su habitación y sus oficinas, ambas estancias bastante modestas en contraposición al resto del edificio.

Horarios y precios

Sala ceremonial

Sala ceremonial

El palacio es actualmente un museo que se puede visitar todos los días, desde las 9.00 hasta las 16.00 horas, aunque permanece cerrado los lunes y los jueves.

El edificio ha de ser siempre visitado con la compañía de un guía del propio palacio, lo que supone en ocasiones largas colas, por lo que se recomienda acudir a primera hora de la mañana; además, hay que tener en cuenta que sólo en los meses de verano existen guías en español y con pocos servicios al día, por lo que quien no domine el inglés debe conocer con antelación los horarios de los pases en castellano.

Su entrada cuesta 20 liras turcas (unos 10 euros), aunque quien desee visitar el harén debe abonar 20 liras más. Quien quiera tomar fotografías también deberá pagar un suplemento (no está permitido, en ningún caso, grabar en vídeo).

Una visita al palacio de Dolmabahçe no dejará indiferente a nadie y es que su lujo impresiona y enamora a quienes decidan reservar medio día para conocer este precioso palacio.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información