27 Oct
2010

Mercado Koza Han de Bursa

Publicado en: |

A poco más de 100 kilómetros de Estambul se encuentra Bursa, la cuarta ciudad por tamaño de Turquía y que tiene el honor de ser la primera capital del Imperio otomano. Situada en la región de Mármara, al noroeste del país, esta localidad es también conocida por ser el primer punto occidental de la famosa ruta de la seda, que unía Asia y Europa a través de las innumerables caravanas de comerciantes que, durante siglos, traían a Occidente “raros” productos del otro lado del mundo. Su mercado de la seda (Koza Han, en turco) conserva aún el encanto de antaño.

Poco han cambiado las cosas en los últimos siglos, ya que el bullicio típico de este lugar sigue siendo la tónica dominante de lunes a sábado de 9.00 a 19.00 horas, horario oficial de este popular mercado en el que clientes oriundos y turistas se entremezclan en busca de corbatas, pañuelos, camisas u otros regalos. Por supuesto, el regateo es bienvenido para conseguir un precio más asequible.

El mercado de Koza Han, en realidad, se encuentra ubicado en el denominado mercado cubierto, compartiendo así espacio con el mercado de las antigüedades (bedesten, en turco). Para muchos, es uno de los bazares más bellos de Turquía y, aunque es bastante bullicioso, en horas punta es más accesible que los grandes bazares de Estambul atestados de gente.

Mercado de Koza Han

Mercado de Koza Han

Construido en el siglo XIV y reconstruido completamente a mediados del XIX por culpa de un devastador terremoto sucedido en 1855, el mercado de la seda está dividido en dos plantas cuadradas en las que se reparten las tiendas alrededor de un gran patio interior, lugar elegido por los comerciantes para, todavía hoy, dirimir el precio de los gusanos de seda. A lo largo del mes de abril tiene lugar la venta de los gusanos, que son comprados por los agricultores de la región para sus campos de moreras. Un mes después comienza la venta de los capullos de seda.

Todos los recovecos del mercado de la seda, que se encuentra en Bursa junto a la magnífica Mezquita Verde (Ulu Camii, en turco), se llenan de gente que tranquilamente toma el té; unos, simplemente para descansar, y otros, mientras negocian alguna venta.

La mejor manera de llegar a Bursa desde Estambul, y conocer de esta manera el mercado de la seda, es a través de uno de los ferries que unen la gran urbe con esta localidad portuaria. Así, hay que tomar un transbordador situado en el puerto de Yenikapi (dependiendo de la época del año, hay dos o tres enlaces diarios) hasta el muelle de Guzelyali (en los horarios del ferry suele poner “Bursa”) en un recorrido que dura alrededor de una hora. Posteriormente, habrá que coger un nuevo transporte hasta el centro de la ciudad que se sitúa a unos 25 kilómetros de este lugar; se puede elegir entre dolmus, microbuses, autobuses o taxis para llegar hasta la ciudad. También existe otra combinación de ferry en la línea Kabatas-Kadikoy-Bursa, pero su frecuencia es menor.

Merece la pena dedicar un día de un viaje a Estambul a conocer Bursa y todos sus secretos, en los que destacan los delicados productos de seda, buena parte hechos a mano.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información