Nuestros destinos Viajes a Turquía Blog de Turquía Estación del Orient Express - Sirkeci
07 Mar
2011

Estación del Orient Express - Sirkeci

Publicado en: |

La magia, la intriga y buenas historias también tienen como protagonista a Estambul. No estamos hablando de las grandes novelas del premio Nobel de literatura turco Orhan Pamuk, sino de los misteriosos libros de Agatha Christie en los que la tensión y el dramatismo eran las tónicas dominantes. Los amantes de las novelas de esta autora no podrán olvidar nunca todo lo sucedido en ese magnífico tren, el Orient Express, que unía Estambul con lugares lejanos y exóticos en la época de la glamourosa Inglaterra victoriana.

Nos encontramos en la terminal del famoso Orient Express: la estación de Sirkeci que todavía hoy guarda algo de ese misticismo y lujo de épocas pasadas. En la actualidad, esta terminal de trenes es una de las principales estaciones de la ciudad, ya que el movimiento de trenes que parten hacia el oeste es continuo. Aunque son muchas las líneas que parten desde aquí, las dos principales, con destinos internacionales, son las que van hasta Grecia, concretamente a Salónica, y la del Bósforo Express que llega a Rumanía, a Gara Nord en Bucarest, con una ramificación hacia Sofia, Belgrado y Budapest.

Fachada de la estación

Fachada de la estación de Sirkeci

La estación de Sirkeci, que se encuentra cerca del puerto de Eminönü en el lado europeo de Estambul, es obra del arquitecto alemán August Jachmund, que siempre dibujó todas sus líneas siguiendo la arquitectura otomana, pero, por supuesto, bajo el prisma occidental con una combinación de granito, piedra y mármol. Durante el siglo XIX se convirtió en un punto en el que el lujo y el glamour iban de la mano. Aquí se daban cita pasajeros ricos y famosos desde políticos, personajes de las realezas europeas, militares o artistas que disfrutaban de los lujosos coches-cama, una bella decoración o los mejores platos del vagón-restaurante del Orient Express. Sin duda alguna, fue una sabia decisión del sultán Abdulaziz, quien permitió extender la línea comercial con el este del país inaugurándose la estación en 1890. el primer viaje del Orient Express salió de París escuchando la “Marcha turca” de Mozart y recorrió, en 80 horas, un total de 3.094 kilómetros.

Interior de la estación

Interior de la estación

En Sirkeci aún queda algo de ese glamour, pero, hoy en día, se trata de una estación de trenes más, con un edificio digno de visita. Así, en la antigua estación hay un restaurante llamado Orient Express, un pequeño museo con unos 300 objetos que había en el viejo ferrocarril y cuya entrada es gratuita, así como salas en las que se realizan bailes típicos de los derviches giradores. Y es que el tráfico real de trenes tiene lugar en un edificio contiguo que alberga la moderna estación de trenes.

Aunque los días de gloria de la estación de Sirkeci han llegado a su fin, no está de más visitar este lugar que fue reflejo del lujo de su época y que aún guarda parte del misticismo de los aventureros que decidían viajar a lo que entonces representaba el exótico destino otomano.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información