Nuestros destinos Viajes a Turquía Blog de Turquía El puente de Galata o Puente de Karakoy
07 Ene
2011

El puente de Galata o Puente de Karakoy

Publicado en: |

El puente de Galata, también llamado Puente de Karaköy, es uno de los mayores atractivos y logros arquitectónicos de la ciudad de Estambul, en Turquía. Desde este puente, el orgullo de los estambulitas, se tiene una impactante panorámica de la ciudad, siendo particularmente atractiva y mágica al caer el día, cuando la noche enciende las luces de la urbe conformando una estampa tan típica como maravillosa.

Construido al lado del anterior puente que fue destruido por las llamas a finales del siglo XX, este nuevo y moderno puente de 490 metros de largo para unos 40 metros de ancho cumple las mismas funciones que su predecesor: permite la circulación de peatones, vehículos y, más recientemente, desde el año 2005, de tranvías en su nivel superior, mientras que la parte inferior, el nivel comercial, alberga toda clase de establecimientos turísticos como restaurantes, bares o cafés a ras del agua.

Al norte del puente encontramos Karaköy, uno de los más importantes puertos de Estambul, mientras que al sur se halla el barrio de Sultanahmet, uno de los más antiguos de la ciudad, cruzando el llamado Cuerno de Oro, el mítico estuario en forma de cuerno a la entrada del estrecho del Bósforo que divide la antigua Constantinopla. Atravesando el puente se puede acceder a los barrios más tradicionales de la ciudad, como Beyoglu o el citado Sultanahmed, hasta los más modernos como el barrio de Galata que presta su nombre a este famoso puente.

Puente de Gálata
Puente de Galata

Así pues, desde un punto de vista turístico, la zona del Cuerno de Oro, con el puente de Galata como eje central, ofrece grandes e importantes atractivos que no dejan de sorprender al viajero venido de cualquier punto del mundo.
En el barrio de Sultanahmed, por ejemplo, el turista podrá visitar la Cisterna de la Basílica, el Museo Arqueológico, la Mezquita Azul (de principios del siglo XVII, esta mezquita –la más grande de Estambul– debe su nombre al bonito color azulado de los azulejos que engalanan sus muros), la famosa basílica bizantina de Santa Sofía, en el corazón de la Estambul antigua, o el maravilloso Palacio Topkapi (buen ejemplo de arquitectura seglar turca, esta antigua residencia de sultanes cuenta con un mirador con unas impresionantes vistas al Bósforo), entre otros monumentos.
En el barrio de Galata, destacamos la torre de Galata, uno de los más importantes símbolos de Estambul, culminando a más de 60 metros de altura y ofreciendo, tras haber salvado sus 143 escalones (o en ascensor para los más perezosos), una de las mejores vistas de toda la ciudad. Esta torre de Galata, antigua atalaya de vigilancia erigida por los genoveses, se encuentra en una zona moderna de Estambul, pues a sus pies encontramos el distrito de Beyoglu, con sus edificios de estilo Art Nouveau y su emblemática calle principal, Istiklal Caddesi (entre la Plaza de Taksim y la estación de Tünel), una de las zonas más cosmopolitas, europeas, modernas y bulliciosas de la ciudad. De ese modo, dos culturas totalmente distintas, una más tradicional junto con otra que glorifica lo moderno, conviven unidas por un mismo puente.

Para terminar, de nuevo en el puente, con la vista puesta en el horizonte de la esplendorosa ciudad de Estambul, la antigua Constantinopla, a uno le vienen a la mente las acertadas palabras del escritor Paulo Coelho cuando afirmó que “La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos”.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información