30 Ago
2010

El Cuerno de Oro de Estambul

Publicado en: |

El Cuerno de Oro (Haliç, en turco) es una de las zonas más especiales de todo Estambul. Su importancia geoestratégica a lo largo de los siglos ha hecho que su control fuera una de las piezas fundamentales para el devenir de la historia.

En realidad, se trata de un estuario, en forma de cuerno y de casi ocho kilómetros de largo, que se encuentra en la entrada del estrecho del Bósforo que une el mar de Mármara y el mar Negro. Su forma y posición han servido como protección natural ante los posibles envites de barcos enemigos desde hace siglos; es más, ya los griegos decidieron construir un muro a lo largo de su costa para proteger la ciudad de ataques navales y, en ocasiones, llegaron a cruzar gruesas cadenas de hierro por sus aguas para impedir la navegación.

El Cuerno de Oro divide el Estambul europeo entre la parte más vieja de la ciudad, donde se encuentran, por ejemplo, el Palacio de Topkapi o la mezquita Azul, con el barrio de Galata. Para unir estas dos zonas de la ciudad, existen cuatro puentes, aunque sólo tres están actualmente operativos. En este sentido, nos encontramos con el puente Haliç, el puente de Atatürk y el moderno puente Galata, que sustituyó al puente Eski Galata. Actualmente, se está construyendo un quinto puente para las líneas del suburbano, aunque no está definida la fecha de conclusión de las obras.

Su poético nombre, como no podía ser de otra manera, tiene una doble leyenda que lo justifica. Unos consideran que esta denominación se debe a la excelente fertilidad de sus tierras, mientras que otros, los más soñadores, prefieren pensar que es debida a los objetos de oro y otras piezas valiosas que los bizantinos escondieron en sus aguas ante los ataques enemigos.

El Cuerno de Oro cuenta con algunos puntos muy interesantes para el turista. Así, la costa de la zona antigua del Cuerno de Oro pasa por los históricos barrios de Fener y Balat, declarados en 1985 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto con otras zonas de Estambul.

Fener, considerado el barrio griego de la ciudad, cuenta, por ejemplo, con la iglesia búlgara de Sveti Stefan, construida en Viena en hierro en su totalidad y trasladada, pieza a pieza, hasta su definitivo enclave, donde fue ensamblada; la mezquita de la Rosa, una antigua iglesia bizantina convertida en mezquita tras la conquista otomana; la sede del Patriarcado Griego de Fener, centro de estudio y reflexión de la iglesia ortodoxa; o la Escuela Roja, un antiguo edificio construido con ladrillos de color rojo. Por su parte, Balat, el antiguo barrio judío, nos ofrece la visita a la mezquita de Ferruh Kethuda o a la sinagoga de Ahrida, construída en el siglo XV.

Vista del Cuerno de Oro desde la Torre Gálata

Vista del Cuerno de Oro desde la Torre Gálata

Asimismo, la navegabilidad del Cuerno de Oro es otro de los muchos atractivos de Estambul. Son cientos las embarcaciones que atraviesan sus aguas todos los días y, por ejemplo, una panorámica desde la torre de Galata hace que parezca que, en sus aguas, haya incluso pequeños atascos a los ojos inexpertos de los turistas. Por este motivo, no puede faltar en la visita a Estambul un mini-crucero de una o dos horas por las costas del Cuerno de Oro. Aunque los barcos salen desde diferentes puertos, la gran mayoría de los cruceros comerciales se gestionan en el puerto de Eminonü, desde donde se puede elegir entre una oferta muy amplia y, por lo tanto, unas tarifas muy diferentes. Un paseo en barco por sus orillas es una experiencia inolvidable a cualquier hora del día, pero destaca especialmente al atardecer o cuando ya ha caído la noche, ya que su iluminación y los destellos en el agua lo hacen único. Sin duda alguna, será difícil olvidar este bellísimo paseo.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información