30 Sep
2010

Cómo moverse en Estambul

Publicado en: , |

Estambul es una ciudad enorme y moverse por ella no es fácil. De punta a punta, se calcula que existe una distancia de 100 kilómetros y, aunque la población crece constantemente, se estima que ya ha superado los 14 millones de habitantes, a los que hay que sumar los que pertenecen a su área metropolitana. Con estas cifras, uno se puede imaginar lo difícil que puede ser que todas estas personas, más los millares de turistas, se muevan en esta mega polis, aunque bien es cierto que existen variados medios de transporte que cubren con bastante eficacia su tupida red de comunicaciones. Además, no olvidemos que, salvo excepciones, los turistas sólo se mueven por una parte limitada de la ciudad, unas zonas que cuentan con buenos servicios.

C

oche
Conducir por Estambul no es una experiencia agradable. Los turcos son bastante caóticos y temerarios al volante, los atascos y los problemas de aparcamiento en el centro son una constante y, además, la señalización no es muy buena y los carteles están escritos en turco. Por estos motivos, no es recomendable alquilar un coche para moverse por esta ciudad.

A

utobús
Tampoco es una gran idea subir al autobús para desplazarse. Aunque es el medio más barato, es difícil entender el entramado de casi 500 líneas que lo componen y tampoco se salvan de los atascos. Hay dos tipos de autobuses, los públicos con el logotipo de I.E.T.T. y los privados; estos últimos, además de aceptar los mismos billetes que los públicos que se compran en algunos kioscos y algunas paradas, también aceptan dinero en efectivo.

T

axis
El problema de los atascos también lo tienen los taxis en Estambul. Sin embargo, se trata de una buena forma de moverse por la ciudad de forma rápida y bastante económica (la bajada de bandera es de dos liras por el día y de tres por la noche), ya que suelen callejear con bastante sabiduría si encuentran embotellamientos.
Como recomendación, siempre hay que parar un taxi oficial, pintado en amarillo, con el letrero de “taksi” y un taxímetro regulado y, si es posible, la mejor idea es que lo pidan desde el propio hotel o restaurante; así, se evitará parte de la pillería de algunos taxistas ilegales, que ven en los turistas un buen negocio, como ocurre en muchos otros países. Aun así, hay que estar atento a que enciendan el taxímetro, que pongan la tarifa correcta en él (gündüz-diurna o gece-nocturna) y que las vueltas sean las correctas. Igualmente, hay que tener en cuenta que muchos turistas no saben inglés, por lo que lo mejor es señalar nuestro destino en un mapa.

D

olmus
En Estambul, también existe una especie de taxis compartidos, conocidos como dolmus y con una capacidad de 8 a 11 personas, que recorren la ciudad sin paradas fijas, pero con una ruta marcada en un cartel colocado en el parabrisas.

Tranvía

Tranvía

Hay que pararlos en la calle haciendo señas al conductor, al que hay que pagarle directamente y siempre en efectivo. Aunque el itinerario es fijo, el cliente puede bajarse donde quiera y será el conductor quien calcule el precio de la carrera según la distancia recorrida. Es un medio muy usado por los habitantes de Estambul y a veces se ven largas colas para cogerlos, pero, para los turistas puede ser un poco complicado, por los problemas de comunicación con el conductor.

T

ranvías
La forma más rápida y cómoda de moverse por el centro de Estambul es a través de los tranvías. Desde las 6.00 horas hasta las 12.00 horas, están en circulación y, dependiendo de la línea, la hora y el día, su frecuencia puede ir desde los cinco hasta los 15-20 minutos. Su precio es de un jeton, es decir, una ficha equivalente al billete sencillo que se compra en algunos kioscos y paradas con un precio de 1,5 liras y sirve para poder pasar los tornos. También se puede adquirir la Istambulkart, una tarjeta monedero recargable para pagar en los diferentes transportes públicos y muy útil si se va usar bastante la red de comunicaciones, además de contar con un precio reducido respecto al billete sencillo y la posibilidad de realizar transbordos también de una forma más económica.
Existen cuatro líneas de tranvía, aunque la más usada por los turistas es la línea T1 (Zeytinburnu-Kabataş), ya que pasa por algunos de los puntos más visitados de la ciudad como la Mezquita Azul, Santa Sofía o el Gran Bazar. El resto de las líneas son: T2 (Güngören-Bağcılar), T3 (Kadıköy-Moda) y T4 (Edirnekapı-Sultançiftliği).
Además, Estambul cuenta con el llamado tranvía nostálgico, que une la plaza de Taksim con Tünel. Se trata de un antiguo vagón perfectamente restaurado que recorre la peatonal calle de Istiklal Kadesh y cuyo billete se obtiene directamente pagando al conductor.

M

etro
Actualmente, el metro sólo cuenta con dos líneas, aunque está previsto aumentar este número pero sin fechas definitivas. También permanece abierto desde las 6.00 horas hasta las 12.00 horas, con una frecuencia que varía desde los 5 hasta los 15 minutos y un precio de un jeton.
La línea M1 (Aksaray-Havalimani) es la más usada por los turistas, ya que une el aeropuerto de Atatürk con una de las zonas con más hoteles, pasando por Zeytinburnu, punto en el que se puede hacer transbordo con la línea T1 de tranvía. La línea M2 une Taksim con Levent.

F

unicular
Estambul también cuenta con dos líneas de funicular con el mismo horario y frecuencia aproximada que el tranvía y el metro. Están pensadas para salvar el fuerte desnivel que hay con la parte alta en la que se encuentra Taksim y Galata.
La primera de las líneas une Karaköy con Beyoğlu Tünel con un precio de una lira y se trata del segundo metro más antiguo del mundo sólo por detrás del de Londres, ya que fue inaugurado el 17 de enero de 1875. Aunque es suburbano, se trata de un funicular muy usado por los propios ciudadanos para desplazarse a sus trabajos, ya que asciende hasta la concurrida plaza de Taksim en tan sólo 80 segundos. Asimismo, el funicular entre Kabataş y Taksim es mucho más moderno y su precio es de un jeton.

B

arcos
Aunque pueda resultar un poco chocante para nuestra mentalidad, el barco es una forma más, diaria y habitual, de moverse por Estambul para sus propios habitantes, ya que los ferries son la mejor forma de hacer ciertos trayectos. Muchos ciudadanos viven en la parte asiática, pero trabajan en la zona europea, por lo que hay que tener en cuenta que estos sentidos están masificados en las horas punta de entrada y salida de los trabajos.

Barco

Barco

Aunque hay muchos trayectos, hay que tener en cuenta que algunos terminan a las 20.00 horas, por lo que hay que estar muy atento a los horarios para no tener problemas en el viaje de vuelta. La frecuencia depende del viaje y la hora elegida, aunque se pueden encontrar algunos rutas con barcos cada 15-20 minutos.
En la parte europea los puertos principales son los de Eminönü, Karaköy y Beşiktaş, mientras que en el lado asiático destacan los de Üsküdar y Kadiköy. Una de las actividades favoritas de los turistas es recorrer el Bósforo en uno de los mini-cruceros que se ofertan desde Eminönü, aunque también se pueden coger los ferrys rápidos o los autobuses marítimos que son más rápidos y económicos que los cruceros, aunque no tan espectaculares.
Los billetes, que se compran en las taquillas instaladas en los propios muelles, tienen un precio desde 1,5 liras de los viajes que unen la parte europea con la asiática. Desde esta cifra, se pueden encontrar muy diferentes precios según el trayecto y el servicio escogido. Así, por ejemplo, los mini-cruceros turísticos cuestan desde 7,5 liras.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información