05 Jul
2008

Comida turca

Publicado en: |

En el país turco se puede disfrutar de un excelente comida mediterránea, con más especias y con influencia de la comida asiática.

Abunda en sus menús el aceite de oliva, el pescado, y productos de la tierra como las verduras o la fruta. Nos acercamos un poco en este artículo a lo que se puede encontrar en la cocina turca cuando el turista se adentra en el país.

Algunos expertos la califican como la 3ª cocina más importante del mundo. No sabemos si el paladar de nuestros turistas llegará a tales extremos, pero lo que podemos asegurar es que cualquiera que vaya a Turquía disfrutará con la variedad y el sabor de su cocina.

Debido a la proliferación internacional de restaurantes de comida rápida turca, son más que conocidos los famosos kebabs, que habitualmente nos sirven enrollados en pan. Evidentemente allí también podemos encontrarlos, aunque en los restaurantes y hoteles es más habitual que lo sirvan en plato, con cada ingrediente ordenado para que el comensal pueda mezcarlo si lo desea.

Típico es también el sokor o pescado a la brasa, así como el pan, que bien se come en forma de tortas, bien como lo conocemos en España, aunque cómo no, especiado (simit).

Es frecuente encontrar un guiso de carne  con lentejas, y para beber su famosa bebida alcohólica, el raki (o el ouzo, también utilizado por los griegos), hecha de anís con agua. Las sopas son un plato muy habitual en la dieta turca, y se pueden encontrar sopas de casi todo tipo, así como el arroz.

Pida sin reparos un mero o pez espada, que podrá encontrar también a modo de pinchos. El pescado es muy bueno y lo comen en abundancia.

Los entrantes de los menús turcos, son habitualmente porciones de los platos principales que se van a degustar a continuación.  También incluyen puré de berenjena y queso de cabra con yogur.

Es bastante frecuente pedir un café después de las comidas, e igualmente frecuente es para los turcos. No se extrañe, no obstante, si el café que le sirven tiene todos los posos en el fondo de la taza… ¡es el café turco! Sólo recuerde no removerlo antes de tomarlo… Si no termna de convencerle el café, puede probar con un exquisito té de manzana, que le ofrecerán además sin esfuerzo en los bazares y casi en cualquier lugar de Turquía.

Por la calle podemos toparnos con puestos de venta de rosquillas de sésamo, que le dan un cariz simpático a nuestro paseo, y son de agradecer, sobretodo si vamos en un circuito o recorrido largo y necesitamos un tentenpié para coger fuerzas.

En definitiva, la comida turca es muy parecida a la que podemos encontrarnos en España y en otros países mediterráneos, rica en verduras y, aunque especiada, normalmente nuestro cuerpo no notará la diferencia y las asimilaremos con normalidad.

Puede consultar los lugares más recomendados para comer en Estambul, en restaurantes recomentados.

¡Buen provecho!

 



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información