Nuestros destinos Viajes a Turquía Blog de Turquía 10 lugares que no se puede perder en Turquía
19 Sep
2011

10 lugares que no se puede perder en Turquía

Publicado en: |

Turquía

Turquía

Turquía conforma un mosaico cultural y paisajístico único, siempre caracterizada por ser el punto de encuentro de distintas civilizaciones y creencias y el puente de unión entre Oriente y Occidente.

Déjese guiar por la magia de esta tierra milenaria y descubra a cada paso los innumerables tesoros que alberga. A continuación le ofrecemos una propuesta de algunos de los lugares más emblemáticos que no puede perderse durante su visita a Turquía. Somos conscientes, no obstante, que limitar a 10 los lugares más importantes del país turco es una tarea muy difícil, pues son cientos los lugares obligados inmersos en la historia y la cultura, y miles los rincones donde refugiarse entre el ir y venir de personas, los sobrecogedores paisajes o el silencio, la tranquilidad y la calma.

1Santa Sofía

En la península histórica de Estambul se alza desafiante al paso de los siglos el que antaño fuera el templo más grande del mundo cristiano: la basílica de Santa Sofía. Dedicada a la sabiduría de Dios, sus orígenes se remontan al siglo IV d.C, cuando el emperador Constantino edificó la primera iglesia que ardió durante un incendio. Hubo una segunda iglesia, de la que todavía se conservan algunos bloques de mármol y finalmente fue Justiniano El Grande quien se hizo cargo de esta obra maestra del arte Bizantino, con el afán de superar en grandiosidad y belleza al legendario templo de Salomón en Jerusalén. Tras la conquista Otomana fue reconvertida en mezquita y actualmente es un museo. Su aspecto sobrio en el exterior contrasta con el riquísimo tratamiento del interior, donde la espléndida cúpula gravita sobre el conjunto como si se trata de un anillo de luz que ilumina el espacio sagrado.

Mezquita Azul

Mezquita Azul

2Mezquita Azul

Este majestuoso edificio domina la explanada de Sultanahmet, en Estambul. Data del siglo XVII y es obra de Mehmet Ağa, uno de los discípulos más brillantes del gran arquitecto maestro Mimar Sinan. Se conoce como la Mezquita Azul por ser ése el color predominante en los más de 21.000 azulejos principalmente florales que decoran su interior. Su elegancia se vislumbra tanto en el exterior, con sus esbeltos minaretes y cúpulas superpuestas, como en las espléndidas alfombras tejidas en los telares imperiales, las enormes lámparas de aceite, la delicada caligrafía o las coloridas vidrieras.

3Cisterna de Yerebatán

A pocos metros de Santa Sofía se encuentra la más grande de las 60 cisternas con las que contó la ciudad de Estambul en época Bizantina, la cisterna o palacio de Yerebatań. Fue construida en el siglo VI como depósito de agua, para utilizarse en caso de necesidad, ya que durante los asedios enemigos había costumbre de destruir los acueductos y envenenar el agua. Es fascinante caminar entre este bosque de más de 300 columnas, donde se esconden pequeños tesoros como una columna que llora o las enigmáticas cabezas de la gorgona Medusa, dispuestas a petrificar al que ose mirarlas de frente.

4Bósforo

Dividiendo Europa y Asia y uniendo el Mar Negro con el Mar de Mármara se encuentra el estrecho del Bósforo, sin duda uno de los lugares más espectaculares del mundo, no solo por su ubicación estratégica si no por su belleza y por la fuente de vida que supone para la ciudad de Estambul. La mejor manera de disfrutar del Bósforo es mediante una travesía en barco, en la que sentirá la magia de navegar entre dos continentes y podrá contemplar los hermosos palacios y palacetes de verano de los sultanes. Se maravillará con las encantadoras yalis, típicas casitas otomanas de madera que bordean las orillas y no podrá pasar por alto la imponente fortaleza de Tracia, al igual que los inmensos puentes que unen ambas partes de la ciudad. No se pierda la hermosa puesta de sol sobre el mar desde la Torre de Leandro, un antiguo faro en una pequeño islote o la romántica panorámica del puente intercontinental iluminado sobre el Bósforo desde el barrio bohemio de Ortaköy.

5Trabzon

En la costa del Mar Negro, cerca del paso que une Turquía con Irán, se esconde la hermosa ciudad de Trabzon. Además de haber sido un punto estratégico importantísimo a lo largo de la historia, es el verdor y belleza de su paisaje lo que no deja al viajero indiferente. La ciudad pasó por dominación romana, goda, bizantina y finalmente formó parte del poderoso Imperio Otomano. El monasterio de Sümela, construido en la montaña al pie de un acantilado, ofrece unas maravillosas vistas del frondoso valle. Ya sea por el idílico paraje o por los interesantes frescos bizantinos de su interior, sin duda la visita le dejará un recuerdo inolvidable.

Mardin

Mardin

6Monte Nemrut

En la región de Adiyaman, al sureste de Turquía, se encuentra uno de los yacimientos más importantes del país, el túmulo funerario del rey Antíoco I. Los restos arqueológicos se hayan sobre el misterioso monte Nemrut, a más de 2.000 metros de altura y son el testimonio de una antigua civilización, mezcla de elementos persas y helenísticos, el Reino de Comagene. El santuario está adornado con cabezas de distintas divinidades, cuyo colosal tamaño alcanza los 2 metros de altura y que pertenecen al panteón greco-persa. A ambos lados, una estatua de un león y un águila protegen el recinto sagrado. El monarca también aparece representado, en su afán de ser divinizado y un Altar de Fuego, propio del mundo Persa, servía para realizar las ofrendas divinas.

7Mardin

Esta ciudad del sureste de Anatolia está ubicada en la ladera de una colina, a unos 1.000 metros de altitud entre las cuencas de los ríos Tigris y Éufrates. Sus orígenes se remontan a la edad del Bronce y a lo largo de los siglos estuvo en poder de muy diversos pueblos. La arquitectura de Mardin es muy pintoresca; predominan las casas sin tejado de tonalidades color miel, debido al empleo de piedra caliza de color ocre y la utilización de sillería y piedra tallada en columnas, puertas y ventanas. Aquí siempre han convivido minaretes y campanarios. Uno de los lugares imprescindibles en su visita, es el monasterio del azafrán, uno de los centros más importantes del cristianismo siríaco; también merecen mención las hermosas madrazas o la Gran Mezquita, cuyo minarete de época selyúcida se alza dominando la llanura Mesopotámica.

8Región de Capadocia

Déjese sumergir en un mundo de fantasía visitando el paisaje lunar de Capadocia, en Anatolia central. Las curiosas formaciones del paisaje proceden de distintas erupciones volcánicas y de milenios de erosión, y han sido muchos los pueblos que han pasado por esta región, cuyos primeros habitantes fueron los hititas. Descubra los primeros monasterios de la historia, excavados en la roca y decorados con hermosos frescos bizantinos como el complejo de Göreme; admire el ingenio con el que fue ideado el trazado de las ciudades subterráneas de Kaymakli o Derinkuyu y sorpréndase al toparse con un pueblo troglodita. La mejor manera de contemplar esta fascinante obra de la naturaleza es sobrevolándola en globo, al alba, con el único sonido del silencio…

9Pamukkale

El conocido como “Castillo de Algodón”, debido a su disposición formando una especie de cascada, es una de las mayores atracciones de Turquía. Estas peculiares formaciones naturales, creadas a partir del cúmulo de cal a lo largo de los siglos, han atraído a miles de personas en peregrinación desde tiempos inmemoriales. Pamukkale es mundialmente conocido no sólo por su increíble belleza, si no también por sus aguas termales medicinales, donde las gentes buscaban cura a sus dolencias.

Éfeso - Biblioteca de Celso

Éfeso - Biblioteca de Celso

10Éfeso

En la región del Mar Egeo se abre un auténtico museo al aire libre, la legendaria ciudad de Éfeso, fundada por vez primera por los jonios y que alcanzaría su edad dorada con el Imperio Romano. La ciudad se convirtió en uno de los centros económicos y culturales más importantes de la Antigüedad, y albergó una de las siete maravillas del mundo, el Templo dedicado a Artemisa, diosa de la caza. Éfeso tiene una gran trascendencia en el ámbito religioso, ya que fue aquí donde San Juan Evangelista decidió escribir el Evangelio, y donde cuidó de la Virgen María, cuya casa se encuentra en los alrededores y es parada obligada para el viajero. Entre sus principales monumentos se encuentra el Odeón, del siglo II d.C; el templo de Adriano o los restos de la célebre biblioteca de Celsus.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información