18 May
2011

Iglesia Antim de Bucarest

Publicado en: |

Bucarest es una ciudad que sorprende por tener cientos de rincones especiales para cada tipo de turista o visitante. Uno de estos lugares es, sin duda alguna, la iglesia Antim, uno de los pocos templos religiosos que pertenecen a la época anterior al estado comunista que gobernó Rumanía en la segunda mitad del siglo XX.
Aunque muchas personas creen lo contrario, los comunistas respetaron parte de los edificios religiosos como centros culturales de gran calado histórico. En este sentido, esta iglesia ortodoxa, cuya dirección es Mitropoli Antim Ivireanu en el número 29, fue uno de los pocos edificios que se mantuvieron en pie en la zona cercana al palacio del Parlamento rumano, después de la decisión del dictador Nicolae Ceacescu de rehabilitar esa parte de la ciudad como centro cívico.

Exterior de la iglesia

Exterior de la iglesia

La iglesia de Antim, cuya planta es en forma de cruz y que en realidad pertenece a un complejo monástico con varias edificaciones, representa una verdadera joya arquitectónica para los ciudadanos de Bucarest, ya que, a pesar de que no es espectacular, su decoración pictórica, en ciertas zonas incluso demasiado recargada, llama mucho la atención.

La iglesia, levantada en el año 1713 sobre los restos de un antiguo templo de madera, fue construida siguiendo el popular estado rumano brancovenesco, unas formas arquitectónicas inspiradas en la manera de trabajar de Constantin Brancoveanu. Este peculiar estilo, que fue seguido por todo el país durante el siglo XVIII tanto en la construcción de edificios religiosos como civiles, destaca por la utilización de pequeñas columnas con capiteles no tan desarrollados como el tradicional corintio, fachadas con arcos lobulados y complementos de madera en puertas, tejadillos o techumbres, junto con elementos decorativos en piedra.

A pesar de que se siguiera en su construcción el estilo brancovenesco, los planos del monasterio se atribuyen a Antim Ivireanu, nombre que recibe la iglesia como tributo a este hombre del que, incluso dicen, que contribuyó con sus propias manos a levantar este templo y es que parece que, por ejemplo, la puerta de la entrada fue decorada por él mismo con motivos vegetales y geométricos. Oriundo de Gergia, Antim Ivireanu fue, entre otras cosas, obispo, artista, escritor, escultor, filósofo y propietario de la primera imprenta en este país, por lo que su legado histórico es de gran importancia. Antim fue asesinado en Bulgaria y, posteriormente, la Iglesia ortodoxa decidió canonizarlo.

Decoración del interior

Decoración del interior

La fachada principal cuenta con la entrada al templo que se encuentra en la parte inferior de un campanario edificado en tres alturas. Además, se completa con un rosetón de piedra, cuyas vitrinas tienen alegorías a los signos del zodiaco.
El interior de este monasterio, cuya galería principal se apoya en diez columnas de piedra terminadas en capiteles con decoración con motivos vegetales, es, para muchos expertos, la parte más importante de todo el conjunto religioso por su profusa decoración. Aquí se pueden encontrar las pinturas del retablo de Tattarescu, aunque más llamativo era el fresco original de Preda Zugravul que lamentablemente no ha podido conservarse, pese a ser repintado en dos ocasiones; gran parte de las pinturas son de la década de los años 50 del siglo pasado y obra de Dimitriu Nicolaide.

La última restauración importante del complejo tuvo lugar entre 1960 y 1966, aunque posteriormente se han hecho diferentes trabajos para poder mantener en buen estado toda la iglesia.

Antim se complementa con un museo ubicado en el antiguo convento. En este museo se conservan una interesante serie de manuscritos y libros incunables así como bellos iconos, junto con varios objetos litúrgicos que representan un gran valor histórico para el pueblo rumano. Además, este museo recuerda la vida y la obra del fundador de este monasterio, Antim Ivireanu.

Así, aconsejamos a que quien se acerque a visitar el impresionante edificio del Parlamento rumano a que no deje de desviarse un poco de su ruta para conocer esta bella iglesia ortodoxa.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información