Nuestros destinos Viajes a Rumanía Blog de Rumanía El Castillo Pelisor: un “joyero” para la reina
29 Nov
2010

El Castillo Pelisor: un “joyero” para la reina

Publicado en: |

Anexo al Castillo de Peles se erige el Castillo Pelisor. El rey Carol I encargó en 1899 una residencia de verano para su sobrino, el futuro rey Ferdinand y su consorte la futura reina Marie. Los planos fueron proyectados por el arquitecto checo Karol Liman que concibió el espacio como un “pequeño Peles”. Pero esta joya del art nouveau poco tenía que ver en realidad con su precursor. El castillo recoge los grandes momentos del arte finisecular y principios del siglo XX. Eclecticismo, simbolismo y romanticismo son tres de los calificativos que mejor definen esta sofisticada obra de arte.

En parangón con la residencia principal de Peles, Pelisor resulta un espacio mucho más sencillo y acogedor. En su interior se hallan verdaderos tesoros de las artes decorativas de finales del XIX, como piezas de Emile Gallé, los hermanos Daum, Tiffany, Lalique o Gustav Gushner. Además posee una colección única de muebles vieneses de estilo 1900.

Pero la gran peculiaridad de esta maravilla del romanticismo tardío reside en el hecho de que todo su planteamiento decorativo e iconográfico fue ideado por la reina Marie en colaboración con el famoso arquitecto de interiores Bernhard Ludwig. La reina Marie era hija del duque Alfredo de Edimburgo y nieta del zar Alejandro III de Rusia. De una exquisita educación literaria y artística, emprendió la tarea de decorar el castillo como una empresa personal. No en vano en la época era conocida como “la reina artista”. Marie veía el arte como una forma de luchar contra el arraigado y encorsetado tradicionalismo que envolvía a la alta sociedad del momento. Quizás por esta razón eligió el estilo art nouveau como hilo conductor de todo el discurso artístico del palacete. Pelisor era algo así como “el joyero de la reina”, el pequeño lugar donde guardaba sus más delicados tesoros.

Su vasta cultura en Arte le permitió jugar con el simbolismo de algunos iconos celtas y zoomorfos así como con su admiración por el arte bizantino. Adentrarse en las estancias del castillo es adentrarse en lo más profundo de la personalidad de la reina.

Castillo Pelisor - fachada

Castillo Pelisor - fachada

El hall principal es un ejercicio de sencillez y refinamiento propios del estilo 1900. Las paredes se recubren con casetones de madera de roble bien pulido y toda la estancia se ilumina por el efecto de una impresionante claraboya de cristal. Su imponente escalera, sin embargo, aún recuerda el más puro estilo brancovano, con pilastras y elementos decorativos que reinterpretan el renacimiento alemán.

El despacho del rey, al ser una estancia de carácter oficial, se sirve de nuevo del estilo brancovano para crear un clima de solemnidad. Destacan los paneles tallados que representan el Castillo Peles y la Torre de Pelisor.

La capilla, en las estancias personales de la reina, rememora el mihrab de la Mezquita de Córdoba de España. Una doble arcada de medio punto sobre columnas de mármol de Ruschita da paso al oratorio. El intradós de los arcos se decora con panes de oro y palmetas de tradición bizantina. Mientras al fondo un vano tripartito recuerda que es un espacio cristiano.

La cámara de oro destaca por su mobiliario “arts and crafts” fabricado en los talleres de artesanos de Sinaia. Tallados en madera de tilo y bañados en pan de oro, aparecen incisos algunos de los símbolos diseñados y dibujados por la reina, entre los que cabe destacar el cardo o flor de Lis como emblema de Escocia, lugar de nacimiento de Marie. Aparecen también otros recurrentes iconos celtas y bizantinos reinterpretados a la manera del art nouveau.

El salón de oro rezuma de nuevo aires de arquitecturas islámicas y bizantinas. Todo el paramento mural aparece cubierto en pan de oro con decoraciones incisas de flores de lis y palmetas. La iluminación natural asoma a través de un gran arco escarzano tripartito. Y la bóveda vaída aparece calada con un gran tragaluz en forma de cruz celta.

El Castillo Pelisor es el resultado del capricho más delicioso de una reina con aires de artista.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información