Nuestros destinos Viajes a Rumanía Blog de Rumanía Comienzo de la cosecha en Rumanía
23 May
2011

Comienzo de la cosecha en Rumanía

Publicado en: |

Al pie de las montanas de Harghita, en una meseta pintoresca situada en la parte derecha del rio Olt, en el lugar de un viejo asentamiento del periodo de bronce y de fortificaciones dacas (”Dealul cetatii”), casi 20.000 espectadores y 3000 artistas amaters rumanos y húngaros se encuentran cada primavera para celebrar la fiesta del comienzo del trabajo en el campo, con la participación de grupos de bailarines, cantantes, orquestas, grupos folclóricos…

Esta fiesta tiene un acento especial en las costumbres de rumanos, húngaros y szecklers una comunidad húngara originaria de la región de Transilvania. En esta fiesta se pueden ver diferentes bailes del folclore rumano como el : “Capra” (El Baile de la Cabra), con una variante húngara, así como la representación de una boda rumana y una boda húngara.

En el primer domingo del mes de mayo en Hoteni una aldea del distrito de Maramures se celebra la fiesta “Tanjeaua de pe Marna”. Es una vieja costumbre de primavera que tiene que ver con el inicio de la actividad de arar, y aunque se comenzó a saber de ella desde 1870 parece ser que tiene su origen en el periodo daco.

Procesión

Procesión

Es costumbre que los hombres se reúnan para decidir quién es el “rey de la aldea” y tiene el honor de ser el primero en comenzar a arar.
Una vez elegido, 24 jóvenes, con toda la aldea siguiéndoles, van a casa del elegido para declararlo “tanja” y lo adornan con cintas, hojas verdes, toallas, y hacen lo mismo con la puerta de su casa.
Más tarde un “teleguta” o carro pequeño atado con 12 “tanjale” y conducido por los jóvenes transporta al paisano que es seguido por la aldea.
La tradición dice que el joven electo debe intentar escaparse (es parte del espectáculo) para no tener que pagar por todos estos “servicios” que el no solicitó, pero es llevado a un arroyo, donde el mas viejo de la aldea “el gran Pogonici”, lava las manos y la cara del paisano recitando un encantamiento para pedirle al sol que ayude a crecer a los granos del campo. Los jóvenes y las muchachas empiezan bailar durante una hora y tras comer y beber “pálinka” un aguardiente de frutas de entre 38º y 87º, vuelven a la aldea para seguir festejando en honor del “rey de la aldea” convirtiéndose en una fiesta alegre y colorista.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información