Nuestros destinos Viajes a México Blog de México Salir por la noche en México DF
30 Jul
2012

Salir por la noche en México DF

Publicado en: |

Polanco

Polanco

La variedad que ofrece la Ciudad de México en materia de noche es directamente proporcional a su superficie (1.485 kilómetros cuadrados) y su cantidad de habitantes, la cual roza los 9 millones, según el censo de 2012, sin contar la Zona Metropolitana (las afueras). Popularmente conocida como México DF, cuenta con un sinfín de actividades para realizar y puede afirmarse que su vida nocturna es realmente intensa. Las mismas se ajustan a todo tipo de gustos e intereses, y se dividen en algunas zonas que son más famosas y concurridas que otras, tal como sucede en el común de las capitales y ciudades importantes.

La oferta es muy amplia e incluye -además de poco descanso- desde gigantescas discotecas de varios pisos hasta pequeños locales en los que suena música autóctona, pasando por diversos bares, cafés, tabernas, restaurantes y piano-bares, entre las alternativas principales. Polanco, San Ángel, Coyoacán y Colonia Condesa son las áreas que se imponen a partir de la caída del sol. Ambas zonas residenciales, Polanco se destaca por los parques y centros comerciales, al tiempo que en Condesa existen muchas librerías, cafés, restaurantes y otros atractivos de índole cultural. Por su parte, San Ángel es célebre por su arquitectura típica mexicana y por las galerías de arte. Y en Coyoacán, ubicado en el centro geográfico de la ciudad, relucen la bohemia, la cultura y lo intelectual; allí han vivido artistas de la talla de la célebre pintora Frida Kahlo.

Es bueno saber que la fiesta comienza muy tarde y termina aún más tarde. A diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, no existen restricciones con relación al horario de cierre de los espacios nocturnos. Mientras el viernes y el sábado son los días más movidos, el domingo se pausa la actividad. Durante la semana, pese a que lógicamente hay menos gente en las calles, siempre puede encontrarse un buen lugar para beber unos tragos (un tequila, tal vez), disfrutar un show musical o bien regocijarse con la sabrosísima gastronomía mexicana, afamada por los picantes. A propósito del tequila y otras bebidas, vale mencionar que México DF se halla entre los 2.240 y los 3.930 metros de altura sobre el nivel del mar, dependiendo de la zona; esto significa que los efectos del alcohol se sienten con mayor magnitud que en el llano.

Las variantes se ajustan prácticamente a las necesidades de cualquier consumidor: música electrónica, jazz, rock, mariachis, salsa, flamenco e incluso conciertos de música clásica, óperas, orquestas, obras teatrales, espectáculos folclóricos. Todo es accesible en la Ciudad de México. Sólo es cuestión de estar bien informado; prestar atención a los diarios y medios locales, y consultar con los empleados del hotel (los más grandes tienen sus propias discos con shows en vivo) en cuestión. De esa manera, será más fácil estar al tanto de la agenda cultural del día y evitar que se escape algún detalle.

Zona rosa, Mexico

Zona rosa, Mexico

Al margen de los citados anteriormente, otros sitios propicios para la noche son la Zona Rosa (galerías de arte, boutiques, hoteles, bares, etcétera), Santa Fe (muchas universidades) y Colonia Roma, donde se hace notar la riqueza arquitectónica y cultural en general. Uno de los bares más afamados es “El Hijo del Cuervo”, en el centro de Coyoacán; mexicanos y extranjeros comparten la magia de este lugar tan especial, con 30 años de historia, en el que suelen presentarse grupos musicales. Otro barcito recomendable es “Barracuda”; emplazado en la Colonia Condesa, ofrece un ambiente muy relajado, sostenido en el ritmo que sólo el jazz es capaz de regalar. Ya en la Colonia Juárez, cerca del centro histórico, aparece “El Colmillo”, una disco ideal para los amantes de la música electrónica.

Para quienes buscan algo más tradicional, la Plaza Garibaldi (centro-norte de la ciudad) constituye la opción indicada. Cerca de la medianoche, allí se reúnen mariachis, tríos románticos y otros artistas autóctonos con sus instrumentos y vestimentas típicas para darle rienda suelta a la música mexicana y sus costumbres. Para el turista, esta alternativa representará una auténtica comunión con las raíces aztecas y, con seguridad, una experiencia inolvidable.

Si bien, en los últimos años, se ha ganado la fama de peligrosa, no se trata de una urbe en el que los riesgos y la inseguridad dominen la escena del día a día más que en otras ciudades de igual envergadura y dimensiones. Aunque -lamentablemente- las principales localidades de Latinoamérica cobraron una reputación similar, la realidad señala que no hay que exagerar ni dejarse influenciar de más por los medios de comunicación. Por lo tanto, en este caso, el consejo pasa por cuidarse como en cualquier otro lado, sin desoír las advertencias de los lugareños. Y a disfrutar de México DF, con toda su mística y diversidad a cuestas.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información