28 May
2011

Madraza de Al-Attarin de Fez

Publicado en: |

La medina de Fez, considerada patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO desde 1981, esconde lugares fascinantes que llaman la atención a todo aquel que los visita. Uno de ellos es la madraza de Al-Attarin, una de las joyas del casco histórico de esta ciudad marroquí que atrae la mirada tanto de turistas como de sus propios habitantes.

La madraza, que no es otra cosa que una antigua escuela en la que se daba formación coránica junto con otras asignaturas (matemáticas, astronomías, historia…), se encuentra situada en frente de la mezquita de Qarawiyyin y de todo el complejo universitario aledaño.

Medersa Al-Attarin

Medersa Al-Attarin

Construida entre 1323 y 1325 por orden del sultán Abu Said, la madraza de Al-Attarin es considerada por los expertos como el mejor ejemplo de arte meriní de todo Fez, debido a su estilo arquitectónico, su planta sencilla adaptada al terreno y su cuidada decoración. Se trata de una de las primeras madrazas levantadas en esta ciudad y, durante todo este tiempo, ha ido ganando una reputación importante, que ha hecho que sea considerada uno de los centros más destacados del reino alauíta.

El siglo XIV fue una de las épocas en las que el poder de los sultanes árabes se iba reduciendo tanto en el Magreb como en Al-Andalus. Por este motivo, decidieron centrar esfuerzos en la construcción de diferentes edificaciones religiosas en las que potenciar su poder desde el interior de sus países.
Los muros de la madraza de Al-Attarin están recubiertos por una serie de suras (capítulos entresacados del propio Corán) esculpidos en yeso o en madera, con la decoración de las columnas de mármol a base de azulejos, mientras que los suelos son de baldosas y estucos. Los azulejos son parte importante de la madraza, puesto que gran parte de sus paredes están recubiertas de mosaicos que llegan hasta algo más de metro y medio de altura coronados con una serie de frisos epigráficos escritos en letras negras.
Aunque no está tan profusamente decorada como otras madrazas de la ciudad como la de Bou Inania, cuenta con una ornamentación muy cuidada, tanto que a algunos recuerdan la época nazarí de la Alhambra de Granada. Y es que no falta un patio interior rodeado de columnas de mármol con todo lujo de detalles, en los que la madera bellamente tallada o la decoración con azulejos es la tónica dominante, junto con una fuente de mármol con agua fresca que aliviaba a los estudiantes en los días de más calor.

Interior de la madraza

Interior de la madraza

Como escuela coránica que era, no puede faltar la zona de habitaciones pensada para los estudiantes procedentes de fuera de Fez. Así, la primera planta del edificio contaba con las habitaciones de los jóvenes, cuyas ventanas daban al patio interior, y que estudiaban tanto en Al-Attarin como en la universidad cercana de Qarawiyyin. Se trata de un total de 30 celdas dobles que permitían que los estudiantes sólo tuvieran que centrarse en sus libros; su uso ha sido continuado hasta principios del siglo XX en el que todavía se alojaban 60 estudiantes que recibían sus clases en la sala de oración que se encuentra en la parte sur y está formada por dos salas desiguales separadas.

Precisamente en la sala de oraciones que cuenta con una cúpula de madera de cedro profusamente dorada, se encuentra uno de los puntos fuertes del edificio de la madraza: una lámpara de bronce construida en el siglo XIV que iluminaba en su día todo el interior de esta sala principal, junto con la luz que entraba por las vidrieras de colores, una forma de decoración nada habitual en el resto de los edificios de Fez.
También es muy interesante pararse en la entrada a la madraza, puesto que la decoración del mosaico que se puede contemplar es muy elaborada, y en él destacan estrellas de diferentes tamaños. Además, la gran puerta de entrada es de madera con piezas de bronce bellamente decoradas con diferentes motivos.
Es posible visitar la madraza de Al-Attarin tras abonar el precio de una entrada que ronda los 10 dirhams (unos 90 céntimos de euro).

Horario
Los horarios de apertura van desde las 8:30 h. hasta las 18:30 h., con dos horas de descanso al mediodía (normalmente de 12:30 a 14:30 horas), aunque hay épocas en las que se reduce este horario. Además, la madraza está sufriendo continuas remodelaciones y restauraciones, por lo que, en ocasiones, se cierra totalmente al público.

Adentrarse en la medina de Fez es una experiencia única y descubrir pequeñas joyas como la madraza de Al-Attarin justifica el, en ocasiones, excesivo bullicio y aglomeraciones del casco histórico de esta ciudad marroquí.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información