Nuestros destinos Viajes a Marruecos Blog de Marruecos Fez, el último suspiro de Boabdil
14 Dic
2010

Fez, el último suspiro de Boabdil

Publicado en: |

Cuenta la historia que corría el año 1493 cuando el desdichado rey nazarí Boabdil, tras perder Granada y a su amada esposa Moraima, marchó a Fez buscando consuelo para su terrible pena. Fue bien recibido por el sultán Moulay Famet y sus súbditos, que le profesaron especial cariño durante el resto de su vida. Allí vivió treinta y tres años hasta que encontró la muerte que su melancólico espíritu añoraba desde hacía tiempo. Fue en la cruenta batalla del Vado de Bacuna en 1527, mientras prestaba ayuda al sultán de Fez que estaba siendo atacado por los jarifíes. Los historiadores de la época narran así el suceso: “un anciano guerrero de porte elegante y muy bravo en el combate, sucumbió junto con todos los suyos en las aguas del río que abrazaba la ciudad de Fez… y siendo que su cuerpo terminó en el mar.” Ése fue el último suspiro que pudo dar el rey de Granada.

Fundada en el año 789 por Mulay Idris I, descendiente directo de Mahoma, Fez pronto se convirtió en el centro cultural y religioso por excelencia de Marruecos. Creció tan rápidamente que en el año 810 ya era capital del reino.

Su historia está directamente ligada a la historia de España. Tras las “revueltas en el Arrabal de Córdoba” en el año 818, gran parte de la población musulmana andalusí emigró a Fez. Este acontecimiento marcó significativamente a la ciudad pues la cultura y arte de Al-Andalus impregnó cada uno de sus rincones. La influencia hispano-musulmana no se limitó a este hecho histórico. En 1492, con la conquista de Granada por los Reyes Católicos, otra importante oleada de población musulmana llegó a la región. Y lo mismo ocurrió en 1609 con la expulsión definitiva de los moriscos de España. Así pues el aroma andalusí. es inherente a esta bella y sensual ciudad.

Medina de Fez

Medina de Fez

Los principales barrios de Fez eran por entonces Adwat Al-Andalus (llamado así por concentrar a la población andalusí) y Adwat Al-Qarawiyyin (el núcleo de población tunecina y conocido con esa denominación en alusión a la ciudad de Túnez, Qayrawan.) Ambos barrios estaban separados por murallas diferentes pues los tunecinos no querían convivir con los andalusíes por su condición de “nuevos musulmanes”.

La época dorada de Fez comienza en el siglo XIII con la dinastía Meriní. Las caravanas de comerciantes llegaban desde Sudán y Al-Andalus. La prosperidad económica fue tal que a la antigua medina de Fes al-Bali (Fez la vieja) se anexionó la nueva medina de Fes al-Jedid (Fez la nueva.) Se construyeron madrazas, mezquitas y en general se le dió un nuevo aspecto a la capital.

Sucesivamente el poder fue ocupado por distintas dinastías: idrisíes, jariyíes, meriníes, watásidas, saadítas, alauítas… Hasta la colonial ocupación francesa en 1912, cuando la capital de Marruecos pasó a ser Rabat. En 1956 aconteció la Independencia de Marruecos y un nuevo aire de modernidad se extendió por todo el reino.

En la actualidad Fez sigue respirando ese aire que la convierte en uno de los mayores emplazamientos del Medievo existentes en el mundo. El turista entra de inmediato a participar en la vida cotidiana de la ciudad como un habitante más, dejándose seducir por el aire especiado, las contagiosas risas de los niños correteando por los zocos, las mulas y burros que aún sirven como medio de transporte de productos y también de personas… Todo emana un exótico primitivismo que rige Fez desde tiempos inmemoriales con absoluta eficacia.

Su clima se caracteriza por ser seco y caluroso la mayor parte del año, de manera que se puede pasear por la ciudad disfrutando del especial brillo del sol fasí sobre los característicos azulejos azul cobalto que colorean mezquitas, madrazas, palacetes o fuentes por obra y gracia de la maestría de los artesanos alfareros.

Existen tres zonas principales:

  • Fes al-Bali: la medina vieja dentro de las murallas.
  • Fes al-Jedid: la medina nueva.
  • Ville Nouvelle: la “villa nueva”, proyectada en tiempos del dominio francés.

Tienda de telas

Tienda de telas

El paseo turístico por Fez comienza en la medina de Fes al-Bali, del siglo XI. Se accede a ella a través de varias puertas horadadas en sus murallas aunque la entrada principal es la conocida como Bab Boujloud. La puerta original fue construida en el siglo XI pero hoy en día se contempla una remodelación de 1913. Su estructura responde a las típicas puertas de muralla del Islam medieval, con un gran arco central de herradura apuntado flanqueado por otros dos de menor tamaño a ambos lados. El extrados de los arcos aparece decorado con festones en estuco y el alfiz y su interior se adornan con delicados “paños de sebka” y celosías en yeso. El característico azulejo azul cobalto de Fez da el tono de color a esta gran entrada.

Una vez atravesada Bab Boujloud, el turista vislumbra una impresionante perspectiva de la calle principal de la medina. Por ser una de las zonas peatonales más grandes del mundo y por haber conservado su espíritu medieval, la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1981. Hay que callejear para conocer bien todos sus secretos, ya que sus grandes dimensiones (alrededor de 300 hectáreas) dan cabida a numerosos puestos de artesanos, tiendas de especias, bronces, cobres, cerámica, objetos de taracea, oro al peso y, por supuesto, todo tipo de productos alimenticios frescos. No se debe dejar de visitar la Plaza de Najjarine (con los artesanos de la madera), el Barrio de los Curtidores y la Zagüía (cofradía religiosa) dedicada a Moulay Idris, donde las mujeres musulmanas salen y entran con ofrendas de velas.

El siguiente punto de interés es la medina de Fes al-Jedid, ampliación hecha en el siglo XIII con la llegada de los Meriníes para albergar el Mellah (barrio judío) y el Dar al-Makhzen (Palacio Real) del siglo XIV. Especialmente bello resulta el Mellah con sus maravillosas arquitecturas de grandes balcones.

Fuera del bullicio de los zocos y las calles de las medinas existe también un Fez que invita a conocer su arte y su cultura. Museos como el Museo de Dar-Batha, dedicado a las artes y tradiciones de Fez o emplazamientos arqueológicos como las Tumbas Meriníes del siglo XIII, muestran otras facetas de Fez:

  • El Fez religioso, con maravillosas mezquitas que siguen la tradición artística del arte hispano-musulmán: estructuras arquitectónicas sencillas que se enriquecen con mosaicos de azulejos vítreos, mármoles, ónices, estucos con motivos vegetales y geométricos, falsas bóvedas de mocárabes y un trabajo excepcional del tallado en madera y taraceas. A destacar la Mezquita de Qarawiyyin, del año 857, una de las más grandes de Marruecos y que posee asociada la Madraza-Universidad más antigua del mundo aún activa; y la Mezquita de los Andalusíes, construída en el año 860, en el barrio donde aún hoy habitan descendientes de los pobladores de Al-Andalus que emigraron a Fez.

    Vasijas - artesanía

    Vasijas - artesanía

  • El Fez de la sabiduría, representado por sus escuelas-madrazas donde durante siglos se han divulgado las enseñanzas del Corán y el estudio de las Matemáticas, la Gramática o la Astronomía bajo las galerías de sus arcadas laterales. Las más relevantes son: la Madraza de Qarawiyyin, asociada a la mezquita del mismo nombre, fundada a mediados del siglo IX; la Madraza de Al-Attarin, del año 1325; o la Madraza de Bou Inania, del año 1350, la más grande de Fez y conocida, entre otras muchas curiosidades, por poseer el único reloj hidráulico del mundo.
  • El Fez festivo y gastronómico, del que cabe destacar el Festival de Músicas Sagradas del Mundo, celebrado desde 1994 todos los años en el mes de junio; o el Festival de la Cereza, que se viene festejando desde 1919 y donde se pueden degustar las famosas cerezas pasas y muy saladas. Y es que la gastronomía de esta región viene de una larga tradición andalusí del siglo XIII, donde los sabores salados se combinan con los dulces de manera magistral, resultando platos como la pastilla, una masa de hojaldre con carne picada de pichón y mezclada con almendras y azúcar para paladares curiosos.


Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información