25 Ene
2012

Cómo moverse en Casablanca

Publicado en: |

Moverse en Casablanca

Moverse en Casablanca

Capital económica de Marruecos, Casablanca es la ciudad más grande de este país africano y cuenta con alrededor de cinco millones de habitantes. A partir de esto, pueden explicarse y entenderse las dificultades que implica cada movimiento dentro de ella. Ubicada sobre las costas del Océano Atlántico, a unos 80 kilómetros de Rabat, la capital oficial del reino, su arquitectura presenta los más diversos estilos. En las periferias, existe una gran cantidad de asentamientos irregulares o informales, algo que el gobierno pretende erradicar en un futuro a corto plazo, aunque es sabido lo complicado de dicha tarea.

Con relación puntual a las alternativas para desplazarse a lo largo y a lo ancho de la caótica y bulliciosa Casablanca, los autobuses urbanos y los taxis aparecen como las dos esenciales. De todas maneras, también es posible alquilar un coche o moverse en tren. En ese sentido, veamos un repaso de las diferentes opciones y sus características, sin omitir que las autoridades trabajan en un proyecto para reestructurar las redes de transportes de aquí a 2017; en el plan, sobresalen las obras para el tranvía y el metro, altamente necesario para sosegar la congestión.

Alquiler de coches

Esta variante suele ser muy recomendable en muchísimas latitudes de este mundo. Y si bien Casablanca dispone de las compañías más reconocidas en la materia (Avis, Budget, Europcar y Hertz, entre otras), alquilar un coche en esta ciudad puede convertirse en un motivo de preocupación. Esto ocurre, básicamente, a raíz de la forma en la que conduce un considerable porcentaje de los lugareños: alocada e incluso un tanto irresponsable, ya que -por ejemplo- las normas de tránsito (sobre todo, el respeto de los semáforos) no se cumplen con la disciplina debida y numerosos motociclistas no llevan casco. A esto se agrega otra cuestión para nada menor, la cual tiene que ver con la precaria y parcial señalización en las calles, un problema significativo para quien está de paso y no domina la zona.

Curiosamente, la especie de enajenación que los anfitriones muestran al volante no se condice con la calma que reflejan en otras tantas situaciones de la vida cotidiana.

Autobuses

Se trata de la opción ideal para los típicos viajeros amantes de las relaciones y la interacción con la gente local. Pese a que no es un medio que se destaque precisamente por la comodidad, cuenta con vastas combinaciones para trasladarse y recorrer la mayoría de los puntos estratégicos de la ciudad. Un consejo útil al respecto: averiguar acerca de las distintas líneas y sus respectivas estaciones para viajar con cierto conocimiento de causa, y así evitar que todo quede librado a la aventura. La empresa CTM brinda un servicio que conecta el centro con el Aeropuerto Internacional Mohámmed V; la duración es de una hora.

Taxis

Petit taxis

Petit taxis

Antes que nada, es necesario saber que las tarifas (aumentan después de las 20 horas) de los viajes en taxi están muy por debajo que en España. Paralelamente, existen dos tipos de taxi: blancos (grands taxis) y rojos (petits taxis). Los primeros, mucho más caros, son los únicos autorizados para ir al aeropuerto, emplazado aproximadamente 30 kilómetros al sudeste de Casablanca, y no siempre tienen el reloj que registra el importe del viaje, algo que realmente es un peligro. Por su parte, los otros suelen circular -en gran medida- por las avenidas principales, no aceptan más de tres pasajeros y son los mayormente utilizados por los turistas.

Trenes

Al llegar al mencionado aeropuerto, la alternativa primordial y más económica consiste en coger el tren con destino a la ciudad, cuyas salidas se realizan cada una hora. El trayecto hasta el centro (o el puerto, en su defecto) depara unos 45 minutos y la estación se encuentra fácilmente, al abandonar el sector de llegadas.

A modo de conclusión y teniendo un cuenta un presupuesto de básico hacia arriba, se sugiere moverse con los aludidos “petits taxis”, siempre exigiendo el correcto uso del taxímetro. Precio, comodidad y seguridad lo justifican, más allá que las andanzas que proponen los autobuses también merezcan un rato de tiempo como para percibir la auténtica esencia de la cosmopolita Casablanca desde su mismísimo corazón.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información