20 Jul
2012

Dulces típicos de Malta

Publicado en: , , |

Figolli

Figolli

La República de Malta es un archipiélago ubicado en el centro del Mediterráneo, concretamente al sur de Italia, compuesto por tres islas habitadas: Malta (la más grande e importante), Gozo y Comino. Dicha situación geográfica explica las marcadas influencias árabes e italianas con relación a su rica e interesante gastronomía. En ese sentido, este espacio hará un recorrido que se centrará en los dulces típicos más destacados de este país que cada vez genera mayor interés y demanda por parte del turismo a nivel mundial.

  • Imqaret: considerado uno de los postres más tradicionales de Malta, consiste en un pastel frito y relleno de dátiles. Es habitual verlo en las reuniones familiares, a modo de cierre después del plato principal. Al imqaret se lo puede encontrar fácilmente en panaderías, pastelerías y restaurantes, y vale decir que los especialistas recomiendan servirlo caliente, recién frito. Para la elaboración de la masa, se necesita harina, margarina, azúcar, licor de anís y azahar. Estos dos últimos ingredientes también se utilizan para preparar el relleno, el cual se completa con una buena cantidad de dátiles troceados y algún cítrico como la mandarina, el limón o la naranja, pelado y cortado en tiras.
  • Figolli: característico de Semana Santa, este dulce se confecciona a partir de una suculenta pasta de almendras que, una vez hecha, debe cortarse en pequeñas porciones. Las mismas se cocinan al horno y se glasean para alcanzar el producto final. Aunque estas gustosas galletitas están claramente asociadas con la Semana Santa, muchos restaurantes las ofrecen durante todo el año.
  • Kannoli: se trata de unos riquísimos cañoncitos que suelen rellenarse con chocolate y fruta para después hornearse hasta tomar una consistencia bien crujiente. Su realización requiere de ricota, azúcar y, en lo posible, chocolate semidulce y picado. Antes de servir, se los espolvorea con azúcar impalpable.

    Qaghaq de Ghaselo. Imagen: camelbrandmalta.com

    Qaghaq de Ghaselo. Imagen: camelbrandmalta.com

  • Kwarezimal: este exquisito dulce típico del Carnaval y la Cuaresma se prepara esencialmente con almendras tostadas y molidas, las cuales son cocidas al horno y repasadas por una original mezcla de miel maltesa y pistachos sin sal.
  • Qaghaq de Ghaselo: también llamada “Honey Ring”, cuya traducción al español es “Rosca de Miel”, esta delicia es un auténtico clásico de la época navideña en Malta. Pastelerías y panaderías la venden tanto con anterioridad como con posterioridad a las celebraciones de Navidad, ya que forma parte de la tradición gastronómica de estas Fiestas. Entre los ingredientes primordiales, la masa lleva harina, sémola, huevo, mantequilla sin sal, azúcar y agua, mientras que el relleno se elabora con miel, fruta confitada, ralladura de naranja y limón, cacao y licor de anís. Cuando empiezan a tomar cierto color tostado significa que están listas para salir del horno y “pasar a mejor vida”.
  • Helwa tat tork: tal como sucede prácticamente en toda la región, Malta no es la excepción y -por supuesto- cuenta con su versión del halva, uno de los dulces más populares en países como la India, Pakistán, Irán, Turquía y otros tantos. En el caso de la cocina maltesa, se describe como una mezcla de almendras -machacadas y enteras- que suele servir como acompañamiento del café, después del almuerzo o la cena. Se trata de un postre con muchísimas variaciones y los malteses lo consideran una herencia de la cultura oriental.
  • Qubbajt: tan rico como sencillo de confeccionar, el qubbajt es una suerte de turrón que tiene como alimento base a las avellanas. Aparte de éstas, para su preparación se requiere puré de sésamo, miel, azúcar, canela molida, zumo de limón y una cantidad menor de almendras. Si bien los dulces se vinculan en gran medida con las Pascuas y la Navidad, los locales disfrutan de esta apetitosa golosina durante todo el año.
  • Biskuttini tal-Lewz: para finalizar, otro manjar dulce y fácil de elaborar. Estos bizcochos se hacen con almendras (enteras y molidas), azúcar impalpable y huevos. Una vez preparada la mezcla, algo pegajosa, se corta en el tamaño deseado (piezas pequeñas, en general) y se hornea a gusto; originalmente, las galletitas se comen blandas.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información