Dulces típicos de Jordania
09 Mar
2014

Dulces típicos de Jordania

Publicado en: , |

Konafa

Konafa

El Reino Hachemita de Jordania es bien conocido por los fascinantes paisajes del desierto de Wadi Rum, el Templo de Artemisa en la ciudad romana de Jerash, la Iglesia Ortodoxa de San Jorge en Madaba (la ciudad de los mosaicos), la playa de Aqaba o la imprescindible ciudad rosa de Petra, el destino turístico jordano por antonomasia.

Pero este pequeño país de Oriente Medio, habitado por gente tranquila y hospitalaria, sorprende al viajero con algo más que paisajes, templos y arquitectura. Una de las joyas de Jordania más ricas y desconocidas es su excelente gastronomía.

Jordania es otro de esos países que han sido sometidos e influidos por diversas culturas a lo largo de la historia. Egipcios, israelitas, persas, griegos, turcos, británicos… Las culturas de estos países se infiltraron, inevitablemente, en el día a día de la pequeña Jordania, en su arte, su cultura y, también y lógicamente, en su gastronomía. Por otra parte, la influencia cultural de sus países vecinos - Líbano y Siria - y las normas religiosas propias de un país musulmán, conforman las pautas básicas de la cocina árabe y mediterránea de los amables jordanos.

En Jordania la repostería se considera un auténtico arte. Pequeños pasteles, tartas, galletas, bizcochos… son el broche de oro de cumpleaños, aniversarios, fiestas religiosas o comidas familiares. Estas delicias casi siempre son acompañadas de bien endulzado, café árabe o grandes vasos de de zumo de fruta fresca.

La base de los dulces y postres jordanos suele ser bastante simple: agua, azúcar, especias, harina, leche, huevos, aceite de oliva, frutos secos… pero consiguen hacer las delicias de los golosos más exigentes. Algunos de los dulces más tradicionales que deberíamos degustar en nuestra próxima visita a Jordania son los siguientes:

Konafa.
Este dulce - cuyo origen se remonta al Imperio Otomano - es sin lugar a dudas el postre más conocido de Jordania. Su nombre proviene del ingrediente principal con el que se elabora, una masa básica parecida a la pasta filo sobre la que se añade el resto de ingredientes: queso, mantequilla, azúcar, agua y un chorrito de zumo de limón. El resultado es una especie de pastel de queso ligero pero de intenso sabor. Es el postre perfecto para los más golosos.

Baklava.
El baklava, baklawa o baclava es otro dulce típico de los países árabes que podemos degustar en las mesas jordanas. Antes era habitual disfrutarlo sólo en las fechas señaladas - bodas, aniversarios, cumpleaños, cenas familiares…- pero hoy por hoy su consumo se ha generalizado y se toma habitualmente en la sobremesa o como plato principal de un rico desayuno.
Hay muchas recetas para elaborar este pastelito, pero sus ingredientes básicos suelen ser el agua de limón, el azúcar, la miel, la harina, la canela y los frutos secos, como nueces o pistachos.

Mushabbak

Mushabbak

Booza o Bouzat.
El booza es ese helado ligero y muy azucarado que encontramos en muchos países árabes. La característica que más llama la atención de este dulce es su gran elasticidad similar a un chicle. El secreto de la textura de este dulce es uno de sus ingredientes: la goma arábiga.
Aunque encontramos helados de diferentes sabores, el sabor particular del booza más clásico lo aporta el toque exótico que le da su otro ingrediente básico: el extracto de orquídea.

Mushabbak.

El postre de año nuevo más típico en Jordania es el dulcísimo buñuelo mushabbak. Dulce típico del vecino Líbano, el mushabback se elabora a base de harina de maíz, azúcar, zumo de limón, agua de rosas, cardamomo, aceite de oliva
y agua.

Zalabiyye.

El pequeño zalabiyye es otra de las delicias gastronómicas que no podemos dejar de degustar en nuestro viaje a tierras jordanas. Es un suave pastelito relleno de abundante crema de queso y bañado en almíbar. Se suele tomar acompañado de una dos cucharadas de booza (el helado jordano) y, para contrastar, una taza bien caliente del fuerte café árabe.
A algunos jordanos les gusta acompañar estos deliciosos dulces y postres con arak, un rico licor de anís. Otras ricas opciones son una taza de té bien endulzado o un fuerte café árabe aromatizado con cardamomo. Cualquiera de estas bebidas es el complemento perfecto para visitar un dulce país: Jordania.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Más información