27 Nov
2010

El Monte de los Olivos

Publicado en: |

La historia en general, y la religiosa en particular, no se entendería sin todo lo que ha pasado en el Monte de los Olivos, situado en el valle de Kidrón, en la parte este de Jerusalén. Y es que la Biblia le otorga un lugar privilegiado, ya que, según las escrituras, aquí pasaron algunos de los hitos más importantes de la vida de Jesús.

Cementerio judío

Cementerio judío

El monte de los Olivos, desde cuya cima se obtiene una impresionante vista de la Jerusalén actual abarrotada de casas y edificaciones de otros tipos, era uno de los lugares preferidos por Jesús para acudir a rezar sus oraciones y, según la Biblia, fue aquí donde lo encontraron el día que fue arrestado para ser crucificado por las autoridades del Imperio romano.

Otra de las citas del Antiguo Testamento, concretamente en el Libro de Zacarías, es que se trata del lugar elegido por Dios cuando llegue el momento de redimir a los muertos en el final de los tiempos. Por este motivo, éste es el lugar que los judíos más anhelan para ser enterrados y, en este sentido, aquí se encuentra el cementerio judío más antiguo del mundo, ya que se han encontrado tumbas que datan de los primeros siglos después de Cristo. Hay alrededor de 150.000 tumbas en el monte, entre las que se incluyen las de algunos de los personajes judíos más destacados de la historia. Salvo entre los años 1948 a 1967 en los que Jerusalén permaneció dividida con la ocupación jordana durante la guerra árabe-israelí, este camposanto ha ido creciendo hasta extenderse por toda la ladera occidental y gran parte de la zona sur. Junto a desconocidos y muchos rabinos, el monte de los Olivos, que cuenta con un centro de información muy útil para el turista, es el lugar de descanso de figuras tan importantes como el padre del hebreo moderno, Eliezer Ben-Yehuda; el premio Nobel de Literatura, S.Y. Agnon; y el ex-primer ministro del país, Menachem Begin, junto a su esposa Aliza.

Desde 1967, año en el que se reunificó la ciudad tras la Guerra de los Seis Días, el cementerio ha seguido siendo utilizado por los judíos.

Sin embargo, el monte de los Olivos tiene mucho más que ver que el cementerio judío más grande del mundo. Uno de los lugares más importantes es la iglesia de las Naciones, que también es conocida como iglesia de la agonía, ya que aquí se encuentra la roca en la que se dice que Jesús oró por última vez antes de ser arrestado. El peculiar nombre de iglesia de las Naciones, que fue diseñada por el italiano Antonio Barluzzi entre 1919 y 1924, viene porque su construcción fue financiada por 12 países en una obra que se erigió sobre las ruinas de otras dos iglesias, una del siglo IV y la otra del XII. A pesar de ser católica, uno de sus altares situado en el jardín es usado por la comunidad anglicana residente en Israel durante la celebración del Miércoles Santo.

También regentada por los franciscanos y diseñada por Antonio Barluzzi, se encuentra la iglesia de Dominus flevit, “el señor llora” en latín, denominación que recuerda el llanto de Jesús ante Jerusalén por el rechazo de ésta al hijo de Dios, según la Biblia. Esta iglesia, levantada en 1930 sobre las ruinas de un templo bizantino del siglo VII, conserva mosaicos originales y una antigua inscripción que señala la existencia de un pequeño monasterio dedicado a la profetisa Ana, de la que se habla en el evangelio de San Lucas. Además, en este lugar también se han encontrado una serie de tumbas datadas en las épocas romanas y bizantinas.

Otra de las iglesias destacadas que se encuentran en el monte de los Olivos es la del Pater Noster, denominada así porque los fieles creen que Jesús enseñó aquí el Padre Nuestro. El templo, que se encuentra situado en un jardín cerrado y erigido sobre la cueva en la que Jesús supuestamente predicó el último conflicto del bien y el mal, se levanta sobre una antigua basílica destruida por los persas. La princesa de la Tour d’Auvergne, que compró la propiedad en 1868, edificó la iglesia actual y mandó grabar el Padre Nuestro en 62 idiomas en unos paneles que se pueden ver en la entrada y el claustro.

Iglesia de Santa María Magdalena

Iglesia de Santa María Magdalena

La religión ortodoxa también tiene su hueco en el monte de los Olivos, con la iglesia de Santa María Magdalena. Construida en 1895 por el zar Alejandro III en memoria de su madre, cuenta con siete cúpulas doradas que destacan como uno de los edificios más famosos de todo Jerusalén.

También de confesión ortodoxa, en este caso de la rama griega, es la iglesia Viri Galilaei, que refuerza la idea bíblica que afirma que el monte de los Olivos fue el lugar desde donde Jesús ascendió a los cielos. En este sentido, también se levantaron la cercana iglesia ortodoxa rusa de la Ascensión y la capilla de la Ascensión, mezquita desde que lo decidiera Saladino en 1198 aunque descanse sobre los cimientos católicos de un templo del siglo IV. Como dato curioso, junto a esta mezquita se encuentra una pequeña cripta mortuoria con gran interés para tres religiones: los judíos creen que está enterrada la profetisa Hulda de la que se habla en el Antiguo Testamento, los cristianos dicen que es la tumba de Santa Pelagia, mientras que los musulmanes afirman que aquí se encuentra una mujer santa del siglo V.

Igualmente, se cree que en el monte de los Olivos se encuentra la tumba de la virgen María, que también es venerada por los musulmanes, ya que creen que Mahoma la iluminó en su viaje de La Meca a Jerusalén. Esta tumba se encuentra ubicada cerca del huerto de Getsemaní, donde terminan los actos del Domingo de Ramos y, sin duda, otro de los lugares imprescindibles en una visita a Jerusalén.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información