15 Nov
2012

Vacaciones de crucero

Publicado en: , , , , |

Vacaciones de crucero

Vacaciones de crucero

En el presente y desde hace ya unos años, los cruceros constituyen una de las opciones preferidas e incluso una de las cada vez más elegidas por determinados viajeros. Todos los servicios incluidos en el precio que se paga de antemano, actividades diurnas y nocturnas para todos los gustos y edades, variedad y calidad gastronómica, posibilidad para practicar deportes y realizar diversos seminarios. Esos son algunos de los argumentos a favor de los cruceros, sin omitir -lógicamente- el hecho de viajar, recorrer y conocer diferentes lugares, dependiendo del destino escogido.

 

Vida a bordo

Si bien el qué hacer en un crucero varía en función de los intereses del turista y del estilo del crucero en sí, se puede proyectar un paralelismo entre las alternativas predilectas tanto para familias, parejas y grupos de amigos. En principio, se trata de una vida sumamente relajada y distendida, con una atención de 24 horas que también permite olvidarse de los horarios a quien así lo desee. La comida es buena y mucha, y el turista dispone de ella prácticamente a todas horas. Lo mismo sucede con las animaciones y espectáculos que se llevan a cabo en cubiertas y salones. Siempre hay algo para hacer a bordo de un crucero y siempre existe una buena diversidad como para satisfacer a cada uno de los pasajeros.

Los cruceros de varios días generan e intensifican los vínculos entre las personas, que duermen en cabinas diferentes y en un espacio muy amplio pero, de algún modo, experimentan una suerte de convivencia. Estos lazos se forjan en cualquiera de los ambientes y situaciones que se dan a bordo: tomando el sol en una tumbona, disfrutando de la piscina, practicando algún deporte, cenando en el restaurante, disfrutando de un espectáculo musical o bien bebiendo una copa en la discoteca. Teatro, casino, gimnasio, videojuegos y compras son otras de las tantas actividades a disposición. La heterogeneidad y la libertad conforman una de las marcas principales de los cruceros en este sentido.

 

Cómo distribuir el tiempo

La distribución del tiempo a bordo de un crucero cambia y se altera a partir de las necesidades e inclinaciones puntuales de cada viajero. Para no perderse nada del gusto propio, por ejemplo, lo ideal es estar informado acerca de la agenda diaria, así como de todas las actividades que incluye el servicio en cuestión. Otra forma de alcanzar cierto orden consiste en no querer hacer todo al mismo tiempo, algo naturalmente imposible. Para ello, una buena organización puede sostenerse en priorizar los horarios de las comidas (desayuno, almuerzo y cena, básicamente) y después agregar el resto.

 

Recomendaciones

A continuación presentamos algunas recomendaciones que pueden ayudar al turista de cruceros para tener una estancia plena y sin preocupaciones durante la travesía:

  • Seguridad: tal como ocurre en todo entorno turístico, siempre es recomendable prestar especial atención y cuidado a las maletas, los objetos de valor y el camarote en sí. Del mismo modo, vale ser precavido en los posibles puertos de escala del crucero.
  • Tranquilidad: para esquivar ruidos y situaciones molestas, y no perder de vista el objetivo de relajarse que tiene un crucero por naturaleza, la clave pasa por la elección del camarote. Por su ubicación, básicamente. Cuanto más lejos de un ascensor, de la lavandería o de cualquier otro espacio de concentración de gente, mejor. Ir en contra de las masas a la hora de comer también es una buena idea.
  • Salud: la comida y la bebida sin límites pueden ser un arma de doble filo. Comer descontroladamente durante todo el día no es sano en tierra firme y tampoco a bordo de un crucero. Nadie quiere pasar sus vacaciones en la enfermería o consumiendo medicamentos. Por ese motivo, siempre es mejor prevenir que curar.
  • Vestimenta: independientemente de las preferencias personales, lo más aconsejable es contar con todo tipo de ropa, tanto formal como casual e informal. Por un lado, para poder estar acorde a cualquier clase de evento y circunstancia. Y por otro, para que el clima exterior ni el aire acondicionado afecten la comodidad ni a la salud.
  • Propinas: en la actualidad, este tema se maneja de dos formas, principalmente. Una radica en el pago previo de un monto preciso en concepto de las propinas. La otra se efectúa al final del viaje, con dinero en efectivo. Al margen de estas modalidades, con el fin de evitar un mal momento, es bueno saber que las propinas ya no están relacionadas estrictamente con un acto voluntario ni mucho menos. Hoy, de un modo u otro, son una imposición.
  • Las visitas a las diferentes ciudades y puertos que hacen de escala en el recorrido son un complemento casi perfecto para todo el tiempo que se pasa en el crucero. Permiten que los pasajeros descansen un poco de la vida en el mar y, esencialmente, que conozcan nuevos lugares, culturas y comidas, entre otras cosas.

Por estos días, las vacaciones de crucero establecen una tendencia que cada año crece un poco más. El Caribe es una de las zonas que históricamente cuenta con un amplio movimiento en esta materia. Sus aguas turquesas cristalinas, el espectáculo que regalan los encantos submarinos y las condiciones climáticas lo convierten en un escenario ideal. Igualmente, también Europa y otras regiones del planeta forman parte de los lugares más maravillosos para disfrutar de un crucero. El Mar Mediterráneo, las bellísimas islas griegas en el contexto del majestuoso Mar Egeo, la costa turca y el Río Nilo, en el incomparable marco que brinda la mística egipcia, son otras de las sugerencias más atractivas para deleitarse con la magia única de este tipo de travesías.

Cruceros
Cruceros


Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información