23 Feb
2014

Tebas (Thiva)

Publicado en: |

Tebas, Grecia

Tebas, Grecia

A menos de 50 kilómetros de Atenas, al norte de la cordillera de Citerón y enclavada entre las ricas regiones de Ática y Beocia, encontramos una de las ciudades más especiales de Grecia: Tebas.  En su origen Tebas - también conocida como Thivas - se erigió sobre una ciudadela llamada Cadmea o Kadmeia cuyas murallas exteriores aún podemos apreciar en nuestra visita.

El origen de este asentamiento, como casi siempre en Grecia, es mitológico. Cuenta la leyenda que Cadmea fue fundada por un dios menor llamado Cadmo. Parece ser que el más conocido Zeus secuestró a la hermana de Cadmo - Europa-. Mientras Cadmo la buscaba recibió la ayuda divina del mismísimo Apolo: debía seguir el camino que le marcaba una misteriosa vaca y, allí donde se parara el animal, estaría su hermana. A cambio del consejo, Cadmo debería fundar en ese punto una acrópolis que llevara su mismo nombre: Cadmea.

La ciudadela de Tebas fue destruida durante la invasión otomana del siglo XV, aunque aún podemos apreciar en el casco histórico algunos restos de las enormes murallas que protegían la población. Más tarde fue reconstruida y adoptó el nombre de Thivas, pero volvió a casi desaparecer en el gran terremoto que asoló Grecia en 1893. Hoy por hoy, Tebas es una ciudad eminentemente comercial y agrícola que, poco a poco, va mostrando al turista sus maravillosos tesoros arqueológicos e históricos.

Qué podemos ver en Tebas

Tebas es la segunda ciudad más grande de la fértil región de Beocia y fue durante muchos años una poderosa y rica ciudad que competía en belleza y prestigio a la misma Atenas. El paisaje de esta zona de la Grecia central es uno de los más peculiares del país heleno: húmedos cultivos y pastizales de la próspera llanura de Beocia que dan paso, casi sin interrupción, a las zonas más áridas y escabrosas de los cercanos montes y cordilleras.

Un excelente punto de partida para comenzar a disfrutar de Tebas es la ciudadela Cadmea. Sólo se conservan algunos restos de las gigantescas murallas que en su origen rodeaban esta acrópolis pero, sin duda alguna, nos dará algunas pistas sobre la grandeza de los antiguos tebanos.

Continuamos nuestro paseo disfrutando de diversos puntos turísticos de interés, como el Museo Folclórico, el monumento de Anfión, la fuente Melia de Ismenos, la fuente de San Teodoro o la Casa de Píndaro, uno de los poetas más conocidos de la antigua Grecia.

Para terminar, nos detenemos en un lugar imprescindible para conocer y disfrutar plenamente de la historia de la pequeña Thiva: su Museo Arqueológico, considerado como uno de los más completos de toda Grecia.

Este museo se ubica en lo que fue una poderosa fortaleza situada en las estribaciones  de una colina. La fortificación fue casi totalmente destruida en el año 1311, pero aún podemos ver un pequeño vestigio en su patio central, la llamada “Torre de Saint Homer“.

Las diferentes dependencias del museo - el vestíbulo, las habitaciones circundantes, los talleres…- albergan una increíble colección de restos arqueológicos localizados en las excavaciones de la zona como esculturas y cerámicas del periodo micénico. No es un museo tan grande ni conocido como el de Atenas, pero sí es, sin lugar a dudas, una de las joyas históricas imprescindibles de la cuna del famoso Hércules: la histórica Tebas.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información