Nuestros destinos Viajes a Grecia Blog de Grecia Monasterio de Osios Loukás: el esplendor bizantino en su máxima expresión
03 May
2012

Monasterio de Osios Loukás: el esplendor bizantino en su máxima expresión

Publicado en: |

Monasterio de Housios Lucas

Monasterio de Housios Lucas

Considerado como una de las creaciones más maravillosas del legado que dejó el Imperio bizantino, el Monasterio de Hosios Loukas está ubicado en el municipio griego de Distomo y fue nombrado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Situado a unos 30 kilómetros de la turística Arachova, fue construido sobre el Monte Helikonas, muy cerca del santuario de Delfos, y su creación data aproximadamente del año 945, cuando allí se erigió una iglesia; de los cimientos de ésta, se erigió esta magnífica obra en el año 1011. Está dedicado a San Lucas, un ermitaño del siglo X cuyos restos yacen en una cripta abierta a los muchísimos visitantes que anualmente recorren su majestuosidad. Se dice que este santo ortodoxo griego tenía el don de la curación y generó un culto que se expandió hasta alcanzar una enorme importancia.

Sin dudas, el Monasterio de Hosios Loukas es una de las edificaciones más espectaculares e importantes de Grecia y, por ello, está entre las más concurridas de la región. Los cañones que se exponen en el edificio responden a una gran batalla que tuvo lugar en Osios Loukás, en la época del Imperio otomano. Resulta interesante saber que, desde su creación, hace ya más de un milenio, nunca se interrumpió la actividad monástica en él. La liturgia greco-ortodoxa y los mágicos cantos bizantinos conforman la esencia de este auténtico patrimonio religioso.

Su forma es la de un pentágono irregular, algo que no era habitual en ese entonces, y responde estrictamente a las condiciones geodésicas del terreno. Con respecto a la longitud, vale mencionar que el lado mayor ronda los 83 metros (al norte) y los otros alcanzaban 46 metros (al oeste), 35 (este) y 70, en la sumatoria de las dos fracciones del sur. La entrada principal, que se encuentra hacia el noreste de la muralla de Hosios Loukas, actualmente no se utiliza como tal. Y al oeste de dicha entrada, se hallaba una sala llamada “Photonama”, donde los monjes se refugiaban del frío durante el invierno. Las arcadas y las bóvedas sostenidas por columnas dominan la escena desde el punto de vista arquitectónico. Mientras tanto, en el patio central se hallan las dos iglesias con las que cuenta el monasterio. Una de ellas, construida en el siglo X y dedicada a la Virgen (Theotocos), sobresale por la belleza que reflejan los frescos de sus paredes. Asimismo, la iglesia principal es conocida como “Katholikon” y se levantó un tiempo más tarde, en el siglo XI. Allí reluce la hermosura de los mosaicos. Su importancia también se debe a que alberga los restos de Hosios Loukas. Lo cierto es que ambas iglesias fueron restauradas en más de una ocasión debido a los varios terremotos y bombardeos sufridos antiguamente.

Hosios Lucas
Hosios Lucas

La mayoría de los monasterios bizantinos se disponían en torno a un perímetro cuadrado que se rodeaba por una muralla. De un lado estaban las celdas de los monjes y, del otro, la cocina y el refectorio, generalmente de dos pisos (uno destinado al comedor y otro al almacén), con una superficie de 27 metros por 10. Lamentablemente, tanto las celdas como el refectorio se conservan en muy mal estado; un bombardeo les causó un alto grado de destrucción, en 1943. Finalmente, entre el Katholikon y el refectorio aún subsiste una cisterna subterránea que se usaba como depósito de agua.

Si bien la construcción del Monasterio de Hosios Loukas pudo llevarse a cabo gracias a las donaciones de los nobles que agradecían las curaciones de San Lucas, también se dice que la obra no hubiera sido posible sin el gran aporte económico proveniente del sector imperial. Y como si la magnificencia de su interior fuera poco, el exterior regala un paisaje muy bello en el que prevalecen amplios olivares, muy bien trabajados y preservados. De hecho, el aceite de oliva ecológico que produce la comunidad monástica está calificado entre los mejores del Mediterráneo.

Más allá de gustos, intereses y preferencias en lo que refiere a las diversas corrientes del arte y la arquitectura en general, el Monasterio de Hosios Loukas quedará por siempre como una genuina joya de la cultura bizantina. Más de mil años de actividad y reconocimiento a nivel mundial lo avalan y confirman como una cita ineludible para los turistas que profundizan en la mística y la riqueza histórica de Grecia.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información