Nuestros destinos Viajes a Grecia Blog de Grecia El pueblo griego se compromete con la protección del patrimonio cultural
15 Nov
2013

El pueblo griego se compromete con la protección del patrimonio cultural

Publicado en: , |

Patrimonio cultural

Patrimonio cultural

Ante la escasez de recursos públicos para la recuperación y la renovación de los muchísimos sitios arqueológicos con los que cuenta Grecia en su territorio, un grupo conformado desde la propia población ha decidido reunirse con el fin de tomar dicha responsabilidad de manera personal y así promover la defensa y la conservación del patrimonio cultural. Indudablemente, la profunda crisis social, política y económica sufrida por el país helénico a lo largo de los últimos años ha sido una de las principales causa del descuido y la dejadez que se percibe en determinados atractivos a nivel cultural.

La iniciativa surgió en 2008 y el nombre de “Diazoma”, un movimiento ciudadano fundado por Stavros Benos, ministro de Cultura griego en el final de la década del ’90, cuyo propósito consiste esencialmente en restablecer el alma de Grecia. En gran parte, reconstruyendo teatros antiguos y así salvando del olvido a cada uno de los componentes de la cultura nacional. Para financiar las restauraciones, que inevitablemente requieren dinero para su ejecución, Diazoma acude a diversas empresas privadas, a los gobiernos (tanto locales como regionales) y a los mismos ciudadanos.

Estos trabajos constan de cuatro fases: estudios arqueológicos, expropiación (sólo si el teatro o monumento en cuestión se encuentra en un terreno privado), excavaciones y restauración. A partir de allí, el proyecto pasa a manos del Ministerio de Cultura de Grecia, que se ocupa de presentarlo ante la Unión Europea para finalmente acceder a los fondos con los que se llevarán a cabo las tareas correspondientes.

Durante sus cinco años de gestión, Diazoma logró recaudar unos 40 mil millones de euros y agrupó a más de 800 miembros entre los que se destacan intelectuales, arqueólogos, artistas y un montón de pobladores anónimos que simplemente están involucrados en el proyecto por amor, pasión y por la motivación que les genera la posibilidad de recuperar parte del rico y dilatado patrimonio cultural del país.

Todos los miembros hacen un aporte mínimo de 100 euros al año. Al margen de lo económico, participan en las decisiones financieras y, cada cuatro años, eligen a los directivos de la asociación. Además de ellos, existen otros voluntarios que, si bien no contribuyen desde el aspecto inversionista, ayudan regularmente en la estructuración de actividades y en la puesta en práctica de las mismas. Y vale aclarar que cualquier persona puede realizar una donación, sumamente importante independientemente del monto, especificando incluso el monumento al cual desea que se destine el dinero.

No es el primer ejemplo de que, ante la crisis, la solidaridad y el apoyo entre los ciudadanos se incrementan. Y este fenómeno es doblemente elogiable debido a que sus partícipes no obran para sí mismos sino para auxiliar a la tan interesante como olvidada (por muchas personas, pero no por todas) cultura griega.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información