Nuestros destinos Viajes a Grecia Blog de Grecia El Arco de Adriano, la división de griegos y romanos
21 Abr
2011

El Arco de Adriano, la división de griegos y romanos

Publicado en: |

El arco de Adriano es un monumento conmemorativo situado en Atenas (Grecia), que debe su nombre al emperador romano Adriano, gran admirador de la cultura griega, quién lo mandó construir en el siglo II d.C. en los tiempos en los que Atenas era romana, como símbolo del punto que separaría a las dos ciudades, la ciudad clásica griega y la nueva ciudad romana.

Situado cerca del templo dedicado al dios Zeus (también llamado Olympeion), uno de los monumentos atenienses más famosos, en la orilla norte del monte del Olimpo, esta imponente construcción también llamada Puerta de Adriano por su función simbólica como apertura entre dos mundos, fue erigida con mármol proveniente del Pentélico, un material de excepcional belleza empleado para construir los más importantes monumentos, que era extraído de las canteras del monte Pentélico a unos 15 Km. al noreste de Atenas. El arco mide dieciocho metros de alto por unos trece metros de ancho, mientras que el ancho de la puerta propiamente dicha ronda los dos metros.

Vista del Arco de Adriano
Vista del Arco de Adriano

Como símbolo de la unión de ambos pueblos, desde un punto de vista arquitectónico este monumento aúna elementos típicamente romanos con otros de estilo griego clásico. El arco es de medio punto, característico en la arquitectura romana, sostenido por pilastras de estilo corintio, un orden arquitectónico clásico entre los más elegantes y refinados, cuya creación se atribuye al escultor griego Calímaco. La zona superior del arco o ático posee tres aberturas, enmarcadas por otras pilastras que sostienen a su vez el arquitrabe y el frontón. En el friso del arco se puede leer una inscripción que hace referencia al lugar como punto de encuentro entre la antigua ciudad griega, llamada “ciudad de Teseo” y la moderna urbe romana conocida como “ciudad de Adriano”. Consta de dos fachadas idénticas en ambos lados. Una, que mira hacia la Acrópolis y la ciudad vieja lleva en el arquitrabe la siguiente mención: “Ésta es Atenas, la ciudad de Teseo”, mientras que la otra, que mira hacia el santuario y el nuevo barrio, reza lo siguiente: “Ésta es la ciudad de Adriano y no de Teseo”.

Finalmente, cabe señalar que este colosal homenaje del emperador Adriano a las culturas griega y romana tiene réplicas en otras partes del mundo, como en Gerasa (Jerash) en Jordania, una construcción similar aunque de tamaño superior, edificada en la entrada de la ciudad para conmemorar la visita del emperador Adriano a Jerash en el año 129 d.C., haciendo así honor al dicho que reza “No hay mejor homenaje a la memoria de nuestros mayores que imitar noblemente sus virtudes”.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información