Información de Bulgaria

P

ese a que el gran atractivo de Bulgaria sigue siendo Sofía, la capital y a la vez la ciudad más grande de todo el territorio, Bulgaria es un país por descubrir en su totalidad. Su variedad natural, sus costumbres y su marcado folklore son sólo algunos de los motivos por los que se convierte en un destino más que atractivo para el viajero.

 

Situación geográfica

Mapa Bulgaria

L

a península de los Balcanes, situada al sureste de Europa, cuenta entre sus protagonistas con el decimoquinto país más grande del continente, Bulgaria. Conformando uno de los extremos orientales de la Unión Europea, limita al norte con Rumanía (con una frontera que se dibuja con las aguas del río Danubio que separa ambas naciones), al este con el mar Negro, al sur con Grecia y la vertiente europea de Turquía, y al oeste con Serbia y la República de Macedonia.

 

Geografía del país

P

or su posición en el mapa, Bulgaria goza de una gran variedad geográfica, puesto que observa a su vez paisajes montañosos, llanuras, costas y lugares afectados por el paso de las aguas. El factor que más condiciona el dibujo de su terreno es, por supuesto, la presencia de los Montes Balcanes, que secciona el estado al atravesarlo por completo de este a oeste. Su pico más alto, el Botev, alcanza una altura de 2300 metros, y lo cubren espesos bosques que suelen cubrirse de nieve en los meses más fríos. Sin embargo, la máxima altura de la zona se registra algo más al sur, cuya geografía se caracteriza por los promontorios de Ródope y de Rila; y es en este último grupo de montañas donde se encuentra el pico de Musala, alzándose con sus casi 3000 metros de altura que lo convierten en el lugar más alto de Bulgaria y de los Balcanes en general, y uno de los más elevados de toda Europa.

A semejantes volúmenes se oponen la llanura tracia, también en el sur, y la llanura del Danubio, al norte del país. Constituyen sus tierras más fértiles y también las más bajas, junto a los más de 300 kilómetros de costas que conectan el mar Negro con la tierra firme.

Del lado septentrional, el paso de los Montes Balcanes a la explanada del Danubio se da mediante un descenso gradual de terrazas naturales, sorprendidas aquí y allá por la presencia de ramificaciones del río. Por su parte, en el lado meridional el cambio de montaña a llanura se da de manera más abrupta.

Se hacía referencia antes de la influencia fluvial en Bulgaria, y la prueba fehaciente la encontramos en la frontera con Rumanía, delineada en buena parte por el río Danubio. Su paso por tierras búlgaras se acompaña de un buen número de afluentes entre los que destacan el Vit, Jantra e Iskar, conocido por ser el río más largo de paso exclusivo por el país.

Pero en la vertiente sur también aparecen numerosos ríos, entre ellos el Estrimón y el Maritsa, que en conjunto dotan al interior del país de un muy completo mapa de aguas con más de 500 ríos, eso sí, en su gran mayoría cortos y de poco cauce.

Y finalmente, destaca la influencia del mar Negro, de cuyo contacto con el país se derivan costas altas y rocosas en el norte, y bajas en el sur, con la formación del golfo de Burgas como principal reclamo.

 

Clima

E

n general, Bulgaria cuenta con un clima continental templado, que implica inviernos de temperaturas muy bajas y veranos muy calurosos. De hecho, a lo largo del año se registran mínimas de hasta 25 grados bajo cero (en los meses de diciembre y enero) y máximas de incluso 40 grados en verano. Tales extremos se alcanzan en la zona de la llanura del Danubio, mientras que las medias del resto del país suelen ser algo menos alarmistas, rondando los 0 grados en invierno (aunque llegando en todo caso a -15º en determinadas fechas) y los 30º en los meses de mayor calor; hasta llegar a adquirir un clima decididamente templado en la costa del mar Negro.

Por este motivo, Bulgaria suele teñirse de blanco en los meses más fríos, pese a no ser un país de excesivas precipitaciones. Más habituales en las zonas montañosas de los Balcanes que en las llanuras (el extremo noreste del territorio es el más seco), las mayores lluvias se registran durante la primavera, aunque en lugares como Sofía (su capital) es normal contar con la visita de copiosas aguas hasta finales de agosto.

 

Gastronomía

I

nfluenciada por la cocina turca, la italiana, la griega y la árabe, la gastronomía búlgara es un referente de los Balcanes, principalmente porque, pese a la opinión popular, una de las especialidades típicas del país es el yogur. De hecho, los productos lácteos son un ingrediente principal en sus menús, entre los que destacan platos como el tarator (sopa fría con crema de yogur), el banitsa (un bollo con queso) o una gran oferta de quesos. A su vez, son muy populares los platos a base de verduras variadas, ensaladas y frutas, debidos a un clima que permite el cultivo de una miríada de hortalizas. Prueba de ello (así como de la influencia de culturas) es la importancia de que goza la musaca en Bulgaria; un plato elaborado a base de berenjena y carne picada.

Estrechamente vinculada a la agricultura, la ganadería también es importante para la gastronomía autóctona, y no sólo por el empleo de lácteos. Mucha carne (especialmente de cerdo) es consumida por sus habitantes, y entre todas sus variantes se recomienda el elenski but, un jamón curado del norte de Bulgaria de sabor único en el mundo.

Finalmente, no hay que pasar por alto su oferta de vinos y otras bebidas alcohólicas, que acompañan cada plato: Bulgaria es uno de los mayores exportadores de alcohol y eso se debe a la calidad de sus productos. Entre los vinos, el Dimiat y el Mavrut se alzan como los más relevantes de su gastronomía, mientras que la menta, el rakia y el mastika se convierten en las bebidas alcohólicas más populares.

 

Qué comprar

  • Bulgaria es un país de tradiciones, de ancestrales costumbres evidentes desde el primer día de visita. Es por eso que, aunque no sea el más típico de los suvenires que traerse de vuelta, merece la pena darle una oportunidad a su tradicional música. Pueden adquirirse en todas partes discos de canciones específicas para los característicos bailes autóctonos (rachenits y horó), coros y cantos épicos o religiosos, o composiciones musicales a base de gaitas y violines, los principales instrumentos del estado.
  • Algo más típicos en clave de recuerdo son las cerámicas y los motivos de madera y/o cobre, de gran calidad habida cuenta de su ancestral tradición; lo más habitual es encontrar representaciones de iconos religiosos.
  • Joyas artesanales y productos textiles de todo tipo también gozan de popularidad entre los turistas, en especial gracias a los más que razonables precios a los que se ofrecen. Todo ello puede encontrarse en diversos lugares, ya sea en negocios especializados (incluyendo pequeñas galerías de arte), o en los numerosos mercadillos presentes en la mayor parte de ciudades y pueblos de la geografía búlgara.
  • Finalmente, un buen souvenir es sin duda alguna la esencia de rosas, especialidad local donde las haya, elaborada a base de aceite extraído de los pétalos de la flor, y contenida generalmente en un frasco de madera (el muskal) que suele adoptar la forma de una popular muñeca búlgara.

 

Moneda

Lev. moneda búlgara

P

ese a que inicialmente se había acordado para el 2013, debido a la crisis actual no se espera que Bulgaria adopte definitivamente el Euro hasta el 2014 o 2015. Por ello, a día de hoy la moneda en circulación es el lev (leva en plural), que equivale a unos 50 céntimos de Euro y a uno 70 céntimos de Dólar norteamericano.






Actualizado ( Viernes, 19 de Agosto de 2011 09:39 )
 

Nube de etiquetas

aeropuerto  almuerzo  alojamiento  antes  atenas  cena  circuito  ciudad  desayuno  destino  días  entre  estambul  grecia  hotel  hoteles  itinerario  llegada  lugar  museo  noche  origen  parte  país  persona  salida  seguro  también  tiempo  traslado  viajes  visita  vuelo 
Más información