Nuestros destinos Viajes a Egipto
Viajes a Egipto


Egipto Hapy
Agha Khan - Felucas en Río Nilo
Viaje a Egipto en nuestro circuito más clásico, con una duración de 8 días / 7 noches, con 4 noches a bordo de un crucero por el Nilo en pensión completa, donde podrá admirar las maravillas de esta civilización milenaria, con posibilidad de hacer una visita a Abu Simbel.

Salidas viernes, sábado, domingo y lunes.
Precio desde 401 € servicios de tierra (4*A) - posibilidad de reservar aéreos
Lecturas: 3049
 
Horus
Horus
Viaje de 11 días / 10 noches de duración a través de las maravillas que Egipto le proporcionará, con días de estancia en Hurgada en régimen de todo incluido, con salidas garantizadas a partir de 2 pasajeros. Día de inicio del circuito: jueves.


Precio desde 834 € servicios de tierra (5* Lujo) - posibilidad de reservar aéreos.
Lecturas: 1992
 
Isis
Diosa Isis
Viaje a Egipto de 11 días / 10 noches de duración a con posibilidad de admirar las maravillas egipcias a bordo de un crucero de lujo y realajarse en las playas de Hurgada. Salidas garantizadas con un mínimo de 2 personas. Salidas martes, miércoles y jueves.

Precio desde 966 € servicios de tierra (5* Lujo) - posibilidad de reservar aéreos

Lecturas: 2436
 
Nubia Al Qusur
Feluca en el Nilo al atardecer

Viaje a Egipto visitando Aswan, Luxor, El Cairo y haciendo un recorrido de 4 días de crucero con visitas incluidas, en un itinerario de 10 días / 9 noches de duración. Añada valor a su viaje con una extensión a las playas del Mar Rojo.

Precio desde 702 € servicios de tierra (5* Lujo) - posibilidad de reservar aéreos

Lecturas: 1901
 
Información de Egipto

E

gipto es un destino obligatorio. Su historia, su cultura y su desértica superficie lo convierten en uno de los principales reclamos de África, que además cuenta con una de las siete maravillas del mundo. Para visitarlo, conviene saber algo acerca de sus peculiaridades, características y costumbres, como las que se incluyen en el presente documento.

 

Situación geográfica

Mapa político de EgiptoS

ituado en el noroeste del continente africano, Egipto es un país de grandes dimensiones que incluye una zona geográfica de Asia, la península de Sinaí.

Al norte, sus tierras colindan con las aguas del mar Mediterráneo, mientras que al este lo hacen con las del mar Rojo. Además, también al este limita con Israel, al sur lo hace con Sudán y al oeste con Libia.

 

Geografía del país

H

ay dos elementos principales que caracterizan la superficie de Egipto: el desierto del Sahara y el río Nilo. El primero provoca una geografía uniforme, con apartadas formaciones montañosas (la más alta y más relevante, el monte Sinaí, cuenta con una altura de casi 2300 metros) y grandes explanadas áridas, mientras que el segundo rompe con la monotonía al atravesar el país de abajo arriba: se trata de uno de los ríos más largos del mundo y el único de estas dimensiones en circular por un curso ascendente, entrando por Wadi Halfa y yendo a desembocar en forma de gigantesco delta a las riveras del mar Mediterráneo, tras un paseo de 1550 kilómetros por el país. Las orillas del mismo constituyen sus únicas zonas fértiles, por lo que sobre se ellas se aglutina prácticamente toda la población egipcia.

El resto habita las costas del Mediterráneo y el mar Rojo, cuyas aguas se conectan entre sí mediante el canal de Suez, divisor a su vez del Egipto africano y el asiático.

 

Clima

MapaD

ebido a sus grandes dimensiones, Egipto goza de cierta variación de climatologías, pese a que su situación en el mapa sea el principal condicionante de tales características. De hecho, gran parte de su superficie cuenta con un clima desértico, riguroso en toda la zona sur del país y semidesértico en la franja más septentrional (donde se encuentra la capital El Cairo). Por su parte, las costas que abarcan desde Salum hasta Rafah, pasando por la preciosa ciudad de Alejandría, gozan de un clima más mediterráneo, caracterizado por más humedad y una mayor suavidad de temperaturas: si en los lugares desérticos se registran unas máximas de 47ºC (en verano) y unas mínimas de 0ºC (en invierno) de media, en el Egipto costero oscilan entre los 37ºC y los 14ºC. Del mismo modo, se aprecian sensibles divergencias en lo referente a las precipitaciones, puesto que anualmente cae en el desierto una octava parte del agua que cae en las costas.

Por todo ello, la mejor estación para visitar el país es otoño, que es cuando las temperaturas no alcanzan sus extremos, las lluvias aún no han hecho acto de presencia y el sol sigue siendo principal protagonista. La primavera llega tarde, en verano el calor puede hacerse insoportable, a pesar de que el país prepara sus visitas y abre sus monumentos de madrugada parapermitir la llegada de los turistas de nuevo al hotel o a los barcos alrededor de las 09 h. de la mañana para evitar el excesivo calor, y en invierno las noches en el desierto son gélidas y las aguas del Mar Muerto se muestran intratables, por lo que los circuitos habituales pueden realizarse, pero teniendo esto en cuenta para las estancias en Playa o desierto, y en Alejandría y alrededores llueve repetidamente.

 

Gastronomía

E

gipto es, con toda probabilidad, uno de los más variopintos mosaicos gastronómicos con que puede encontrarse el paladar de un turista poco dado a cocinas no occidentales. Su mezcla de culturas (turca, griega, libanesa y siria) y los legados de civilizaciones ancestrales han confluido en una gran riqueza culinaria, mezcla de Mediterráneo y África, Oriente y Occidente. A ello se le suma una enorme cantidad de locales en los que comer a precios tan económicos como para rozar lo risible (por cantidades cercanas a un euro podría uno hacerse con sencillos o de comida rápida).

Ahora bien, ante tan golosa combinación, los viajeros deben refrenar su ímpetu devorador y no pasar por alto ciertas cuestiones que, de lo contrario, pueden echarlo todo a perder: conviene no beber agua del grifo, evitar mayonesas, controlar el estado de las ensaladas e incluso, en función del lugar al que se acuda a comer, desinfectar previamente el plato con limón. Toda precaución es poca, y a veces ni con estas se evita algún tipo de intoxicación por lo que, si se da el caso, recomiendan el consumo de un yogur con limón y sal, y el contenido de un sobre de té (para cortar la diarrea).
Los mejores platos de Egipto
Baba GhanoushA sabiendas de la prudencia que hay que tener antes de cada comida, en Egipto se disfruta de manjares espectaculares que pueden consistir tanto en un menú normal como en un buffet libre o una sesión de mezze, que vendría a ser algo equivalente a las tapas españolas con platos en medio de la mesa de los que ir picando.

Como especialidades autóctonas, destacan la tahina (crema de sésamo), el babaghanouj (puré de berenjenas) y el humus (puré de garbanzos), que suelen acompañar todos los manjares. Entre la población egipcia, es habitual desayunar a base de foul, un guiso de habas con comino y limón cuya eterna digestión y alto contenido calórico pueden valer para pasar el día entero.

Plato consistente, sin duda, al que no le va a la zaga el kochery, un arroz con lentejas, pasta, cebolla, ajo y salsa picante que no dejará indiferente. A nivel cárnico, están muy difundidos el chich kebab y el kofta (ambos a base de cordero) y el shawerma, mientras que quien quiera arriesgarse con pescado y marisco deberá asegurarse de que sea fresco eligiendo (generalmente) él mismo la pieza. En todo caso, mejor evitarlo. Por su parte, el tabulé ha acabado haciéndose un hueco como uno de los manjares más habituales en Egipto pese a no ser un plato estrictamente autóctono; y entre las muchas sopas típicas, destaca por encima de todas la mulukheyya, a base de la planta homónima y caldo de carne.

Los postres merecen un aparte por la riqueza y variedad de su oferta, aunque todos se caracterizan por un sabor sumamente empalagoso y por ser de todo menos ligeros. No se puede salir de Egipto sin probar el mehallabeyya (crema de arroz bañada en agua de rosas), el baklawa (hojaldre con miel y almendras) o los atayef (buñuelos de frutos secos), tres de las muchas opciones disponibles. Finalmente, para picar o acompañar una comida se recurre a las taameyyas (tortitas de puré fritas con las que se hacen los falafel), y a hojas de vid rellenas de arroz, carne y especias. En definitiva, una miríada de nuevos y diversos sabores.

 

Qué comprar

Si el viaje a Egipto se organiza con fines turísticos, lo más probable es que se contrate y reserve todo mediante una agencia especializada, y se realicen todas las visitas y excursiones en grupo. De ser así, lo primero a lo que se asiste (antes incluso de llegar a cada uno de los lugares a visitar) es una gran cantidad de lugareños ávidos por vender sus suvenires. La experiencia puede llegar a ser agobiante a pesar de que se muestran más respetuosos  y amables que en otros países árabes, pero denota a su vez una gran actividad (de cara al turista, claro) relacionada con la venta de productos de las más variadas características que llevarse a casa a modo de recuerdo.

De hecho, una visita obligada en El Cairo es Khan el-Kalili, un barrio reconvertido en inmenso mercado por el que merece la pena perderse horas e, incluso, días. Entre los grandes éxitos de ventas brilla por encima de todo la joyería, habida cuenta de los baratísimos precios a los que oro y plata se ponen en el mercado. De hecho, ambos materiales no se compran por unidades, sino a peso, convirtiéndose en presa fácil y golosa. En Khan el-Kalili, es obligatorio buscar la tienda de Jordi (egipcio de gran fama casado con una catalana, que habla muy bien el español) un especialista en materia, y de los pocos lugares en que no es necesario regatear por el precio. Eso sí, hay que arriesgarse a encontrarse con productos de muy baja calidad de la misma manera que, en general, se corre el riesgo de acabar haciéndose con falsificaciones, objetos hechos en fábricas y/o mediante el uso de sucedáneos.

Sin olvidarnos de la advertencia recién expresada, imitaciones y reproducciones de antigüedades son otra de las opciones más valoradas, no sólo por la belleza de sus modelos originales, sino porque buscando bien, uno puede llevarse piezas artesanales hechas en alabastro (el material más característico de Egipto), cristal soplado y nácar. Los papiros también son muy habituales, aunque se eleva el riesgo de recibir gato por liebre con reproducciones a base de otras sustancias de pésima calidad, que por otro lado no dejan de ser valoradas como recuerdo por poquísimo dinero.

Aparte de tales recuerdos, se puede optar por motivos algo más originales, como un bordado (característico de Sinaí), una fresca chilaba (indumentaria típica del pueblo) o alguna otra prenda de algodón que recuerde que Egipto ha sido siempre uno de los mejores productores; u optar por algún instrumento musical típico de la antigüedad egipcia (una imitación, claro) como un sistro o un rababah.

 

Moneda

Libra egipciaL

a moneda oficial egipcia es la libra, aunque en los lugares más turísticos no hay ningún problema en pagar con euros y dólares. Al cambio, una libra es equivalente a poco más de 0,10 euros, y a poco menos de 0,20 dólares norteamericanos.






 
Información de Bulgaria

P

ese a que el gran atractivo de Bulgaria sigue siendo Sofía, la capital y a la vez la ciudad más grande de todo el territorio, Bulgaria es un país por descubrir en su totalidad. Su variedad natural, sus costumbres y su marcado folklore son sólo algunos de los motivos por los que se convierte en un destino más que atractivo para el viajero.

 

Situación geográfica

Mapa Bulgaria

L

a península de los Balcanes, situada al sureste de Europa, cuenta entre sus protagonistas con el decimoquinto país más grande del continente, Bulgaria. Conformando uno de los extremos orientales de la Unión Europea, limita al norte con Rumanía (con una frontera que se dibuja con las aguas del río Danubio que separa ambas naciones), al este con el mar Negro, al sur con Grecia y la vertiente europea de Turquía, y al oeste con Serbia y la República de Macedonia.

 

Geografía del país

P

or su posición en el mapa, Bulgaria goza de una gran variedad geográfica, puesto que observa a su vez paisajes montañosos, llanuras, costas y lugares afectados por el paso de las aguas. El factor que más condiciona el dibujo de su terreno es, por supuesto, la presencia de los Montes Balcanes, que secciona el estado al atravesarlo por completo de este a oeste. Su pico más alto, el Botev, alcanza una altura de 2300 metros, y lo cubren espesos bosques que suelen cubrirse de nieve en los meses más fríos. Sin embargo, la máxima altura de la zona se registra algo más al sur, cuya geografía se caracteriza por los promontorios de Ródope y de Rila; y es en este último grupo de montañas donde se encuentra el pico de Musala, alzándose con sus casi 3000 metros de altura que lo convierten en el lugar más alto de Bulgaria y de los Balcanes en general, y uno de los más elevados de toda Europa.

A semejantes volúmenes se oponen la llanura tracia, también en el sur, y la llanura del Danubio, al norte del país. Constituyen sus tierras más fértiles y también las más bajas, junto a los más de 300 kilómetros de costas que conectan el mar Negro con la tierra firme.

Del lado septentrional, el paso de los Montes Balcanes a la explanada del Danubio se da mediante un descenso gradual de terrazas naturales, sorprendidas aquí y allá por la presencia de ramificaciones del río. Por su parte, en el lado meridional el cambio de montaña a llanura se da de manera más abrupta.

Se hacía referencia antes de la influencia fluvial en Bulgaria, y la prueba fehaciente la encontramos en la frontera con Rumanía, delineada en buena parte por el río Danubio. Su paso por tierras búlgaras se acompaña de un buen número de afluentes entre los que destacan el Vit, Jantra e Iskar, conocido por ser el río más largo de paso exclusivo por el país.

Pero en la vertiente sur también aparecen numerosos ríos, entre ellos el Estrimón y el Maritsa, que en conjunto dotan al interior del país de un muy completo mapa de aguas con más de 500 ríos, eso sí, en su gran mayoría cortos y de poco cauce.

Y finalmente, destaca la influencia del mar Negro, de cuyo contacto con el país se derivan costas altas y rocosas en el norte, y bajas en el sur, con la formación del golfo de Burgas como principal reclamo.

 

Clima

E

n general, Bulgaria cuenta con un clima continental templado, que implica inviernos de temperaturas muy bajas y veranos muy calurosos. De hecho, a lo largo del año se registran mínimas de hasta 25 grados bajo cero (en los meses de diciembre y enero) y máximas de incluso 40 grados en verano. Tales extremos se alcanzan en la zona de la llanura del Danubio, mientras que las medias del resto del país suelen ser algo menos alarmistas, rondando los 0 grados en invierno (aunque llegando en todo caso a -15º en determinadas fechas) y los 30º en los meses de mayor calor; hasta llegar a adquirir un clima decididamente templado en la costa del mar Negro.

Por este motivo, Bulgaria suele teñirse de blanco en los meses más fríos, pese a no ser un país de excesivas precipitaciones. Más habituales en las zonas montañosas de los Balcanes que en las llanuras (el extremo noreste del territorio es el más seco), las mayores lluvias se registran durante la primavera, aunque en lugares como Sofía (su capital) es normal contar con la visita de copiosas aguas hasta finales de agosto.

 

Gastronomía

I

nfluenciada por la cocina turca, la italiana, la griega y la árabe, la gastronomía búlgara es un referente de los Balcanes, principalmente porque, pese a la opinión popular, una de las especialidades típicas del país es el yogur. De hecho, los productos lácteos son un ingrediente principal en sus menús, entre los que destacan platos como el tarator (sopa fría con crema de yogur), el banitsa (un bollo con queso) o una gran oferta de quesos. A su vez, son muy populares los platos a base de verduras variadas, ensaladas y frutas, debidos a un clima que permite el cultivo de una miríada de hortalizas. Prueba de ello (así como de la influencia de culturas) es la importancia de que goza la musaca en Bulgaria; un plato elaborado a base de berenjena y carne picada.

Estrechamente vinculada a la agricultura, la ganadería también es importante para la gastronomía autóctona, y no sólo por el empleo de lácteos. Mucha carne (especialmente de cerdo) es consumida por sus habitantes, y entre todas sus variantes se recomienda el elenski but, un jamón curado del norte de Bulgaria de sabor único en el mundo.

Finalmente, no hay que pasar por alto su oferta de vinos y otras bebidas alcohólicas, que acompañan cada plato: Bulgaria es uno de los mayores exportadores de alcohol y eso se debe a la calidad de sus productos. Entre los vinos, el Dimiat y el Mavrut se alzan como los más relevantes de su gastronomía, mientras que la menta, el rakia y el mastika se convierten en las bebidas alcohólicas más populares.

 

Qué comprar

  • Bulgaria es un país de tradiciones, de ancestrales costumbres evidentes desde el primer día de visita. Es por eso que, aunque no sea el más típico de los suvenires que traerse de vuelta, merece la pena darle una oportunidad a su tradicional música. Pueden adquirirse en todas partes discos de canciones específicas para los característicos bailes autóctonos (rachenits y horó), coros y cantos épicos o religiosos, o composiciones musicales a base de gaitas y violines, los principales instrumentos del estado.
  • Algo más típicos en clave de recuerdo son las cerámicas y los motivos de madera y/o cobre, de gran calidad habida cuenta de su ancestral tradición; lo más habitual es encontrar representaciones de iconos religiosos.
  • Joyas artesanales y productos textiles de todo tipo también gozan de popularidad entre los turistas, en especial gracias a los más que razonables precios a los que se ofrecen. Todo ello puede encontrarse en diversos lugares, ya sea en negocios especializados (incluyendo pequeñas galerías de arte), o en los numerosos mercadillos presentes en la mayor parte de ciudades y pueblos de la geografía búlgara.
  • Finalmente, un buen souvenir es sin duda alguna la esencia de rosas, especialidad local donde las haya, elaborada a base de aceite extraído de los pétalos de la flor, y contenida generalmente en un frasco de madera (el muskal) que suele adoptar la forma de una popular muñeca búlgara.

 

Moneda

Lev. moneda búlgara

P

ese a que inicialmente se había acordado para el 2013, debido a la crisis actual no se espera que Bulgaria adopte definitivamente el Euro hasta el 2014 o 2015. Por ello, a día de hoy la moneda en circulación es el lev (leva en plural), que equivale a unos 50 céntimos de Euro y a uno 70 céntimos de Dólar norteamericano.






 


Chat en línea

Viaje del mes

Viaje a Israel y Jordania, en un viaje para dos personas dentro de un circuito con salida garantizada, con guía acompañante desde su llegada a Israel hasta su salida. Viaje completo con vuelos y servicios terrestres

 

  • Duración del viaje: 10 días / 9 noches
  • Precio por persona en habitación individual en categoría 4*: 2.703,82 € (tasas incluidas)

     

    Más información aquí.

    Nube de etiquetas

    aeropuerto  almuerzo  alojamiento  atenas  cena  circuito  ciudad  desayuno  destino  días  entre  estambul  hotel  hoteles  itinerario  llegada  lugar  museo  noche  opcional  origen  otros  país  persona  posibilidad  precio  régimen  salida  servicios  tiempo  traslado  visita  vuelo 
    Más información