Nuestros destinos Viajes a Bulgaria Blog de Bulgaria Veliko Tarnovo, capital balcánica del turismo cultural
22 Nov
2010

Veliko Tarnovo, capital balcánica del turismo cultural

Publicado en: |

La ciudad búlgara de Veliko Tarnovo, símbolo de la gloria del Segundo Imperio Búlgaro y antigua capital medieval de Bulgaria, se sitúa a 250 km de la actual capital de país, Sofía, al norte del país. De su época de mayor esplendor, la Edad Media, conservan bonitos monumentos que componen el mayor reclamo turístico de la localidad, como fortalezas, iglesias, palacios o monasterios de gran belleza e interés histórico y cultural, que se concentran principalmente en dos elevaciones: las colinas de Tsarevet y Trapezitza, así como una sorprendente ubicación de las calles empinadas y casas colgantes sobre el río Yantra, que aporta dinamismo y un toque de extravagante armonía al paisaje.

La colina de Tsarevet, con una envidiable situación estratégica estando totalmente rodeada por el río Yantra, dotando así al lugar de una defensa natural, alberga la fortaleza medieval del mismo nombre, cuyo complejo defensivo de gruesos muros que constaba de tres puertas se compone de una serie de lugares con atractivos propios que cabe mencionar:

Vista de Veliko Tarnovo

Vista de Veliko Tarnovo

1El Palacio Real: situado en la parte central de Tsarevet. Este palacio de los Reyes Búlgaros, que se extendía sobre una superficie que rondaba los 5.000 metros cuadrados, contaba su propia muralla defensiva y se accedía a él por dos puertas: una al norte, rodeada por tres torres, y una segunda entrada al sur custodiada por una cuarta torre. En su interior albergaba un patio, la sala del trono y otras dependencias palaciegas (como cocinas o talleres), y entre ellas la iglesia del palacio, la iglesia de Santa Petka.

2El Patriarcado: sobre una superficie de unos 3.000 metos cuadrados, esta fortaleza independiente también contaba sus propias murallas, puertas y torres defensivas, así como estancias propias de estas fortificaciones medievales. Su imponente iglesia ha sido reconstruida y decorada con frescos de estilo modernista. Hay que destacar sus maravillosas pinturas al fresco cuyas capas de distintas épocas han sido rescatadas y preservadas hasta hoy; en su capa más antigua, que data del siglo XIII, se representan los martirios de la ciudad de Edesa.

3La Torre de Balduino: pintoresca construcción cuadrada y almenada ubicada en el sureste de la ciudadela, en la zona conocida como “barrio de los francos” que es donde residían los mercaderes extranjeros. Debe su nombre al emperador Balduino I de Constantinopla, que fue encarcelado por el rey Kaloya de Bulgaria y murió en esta misma torre. Es preciso destacar sus magníficas vistas.

4La Puerta Asenova: puerta de tres alturas que enlaza el barrio de Asenova a la ciudadela.

5La roca de las ejecuciones: dominando el río Yantra, este peñasco fue durante los siglos XI y XIV el cruento escenario desde donde se arrojaba a los presos, traidores del estado y criminales condenados a muerte.

Otros puntos de interés

  • El espectáculo de luz y sonido: desde la década de los ochenta, en épocas de más afluencia turística, un espectáculo de luz y de sonido recrea de noche, muy cerca de la Iglesia Patriarcal, mediante llamativos juegos de luces de diferentes colores y música, la historia de la lucha del reino, la caída de la fortaleza a manos de los otomanos y otros momentos históricos relevantes de la ciudad, como la ascensión y posterior decadencia del reinado búlgaro o el renacimiento del estado búlgaro.
  • La iglesia de los 40 mártires: situado en el barrio de Asenova, este templo ortodoxo búlgaro dedicado a los cuarenta mártires de Sebaste y construido en el año 1230 por orden del zar búlgaro Ivan Asen II, representa una basílica rectangular con seis columnas y tres ábsides semicirculares.
  • El mercado medieval de artesanía Samovodska Charshia: bullicioso mercado de palpable espíritu búlgaro donde se pueden adquirir toda clase de obras de arte y artículos de artesanía, como objetos de madera, herrería y orfebrería, entre otros metales. Además, en la animada calle Samovodska Charshia, se pueden visitar interesantes casas-museo ubicadas en viviendas particulares restauradas y reconvertidas a tal efecto.

    Galería Nacional Boris Dimov

    Galería Nacional Boris Dimov

  • El antiguo barrio de los artesanos: el barrio de Asenova, al lado de la fortaleza de Tsarevet, era el barrio de los artesanos y sacerdotes, que quedó abandonado a principios del siglo XX tras ser derruido en parte por un terremoto. Hoy en día, uno de los mayores atractivos de este barrio tranquilo son las bonitas iglesias medievales que pueden visitarse, como por ejemplo la iglesia de los 40 mártires del siglo XIII, la más emblemática, o la iglesia de San Demetrio de Tesalónica, de estilo bizantino y en la que destacan sus arcos ciegos, frisos de azulejos y rosetas de cristal de su exterior.
  • El parque Asenovtsi: con su Monumento a los Asens, conmemora el establecimiento del Segundo Imperio Búlgaro, al que se accede cruzando el puente Stambolov. A destacar sus bonitas panorámicas y un extraño edificio, que alberga el museo de arte, cuya fachada de piedra parece de corcho.
  • La decimonónica casa-museo Sarafkina Kâshta: en la cual se pueden admirar antiguas cerámicas, joyas, manteles, telas y demás objetos artesanales típicos del lugar.
  • La casa del mono: Se trata de un edificio construido en 1849 por el máximo exponente de la arquitectura local, Kolyo Ficheto (relevante arquitecto, constructor y escultor autodidacta del renacimiento búlgaro que dejó numerosas obras en la ciudad), que recibe su original nombre por la pequeña estatua de un mono que decora su fachada.

En las últimas décadas, esta llamada ciudad-museo de Bulgaria, valiéndose de sus numerosas joyas arquitectónicas bizantinas, de su pasado histórico y de su situación envidiable, ha sabido posicionarse como uno de los destinos turísticos más atrayentes y con mayor potencial gracias a la mejora de sus servicios en torno a sus atractivos patrimoniales y culturales (que el turista puede consultar en la oficina de turismo) y sus infraestructuras enfocadas al turismo tales como restaurantes, albergues u hoteles. que potencian la actividad turística del lugar. Este afán de promoción turística le ha valido a esta próspera ciudad ser recientemente galardonada con la distinción de “Capital balcánica del turismo cultural” otorgada por un grupo de expertos del sector del turismo de la Alianza Balcánica de las Asociaciones Hoteleras durante un congreso en Belgrado. Todo ello, unido a unos recursos naturales con maravillosos parajes, hacen que Veliko Tarnovo sea en la actualidad una de las ciudades de Europa del Este más visitadas y valoradas.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información