Nuestros destinos Viajes a Bulgaria Blog de Bulgaria Costumbres y tradiciones en Bulgaria
03 Jun
2013

Costumbres y tradiciones en Bulgaria

Publicado en: , |

Kukeri. Imagen vía Pinterest

Kukeri. Imagen vía Pinterest

La marcada fusión de aspectos culturales orientales y occidentales ha convertido a Bulgaria en un territorio colmado de costumbres, tradiciones, leyendas, usanzas e historias de lo más diversas, las cuales se desprenden de las influencias y los legados que dejaron allí los eslavos, los romanos, los tracios y los griegos, entre otras civilizaciones, con el paso de los siglos. Estas herencias pueden percibirse con notoriedad en las festividades, la gastronomía, la música, las vestimentas, la arquitectura y otros tantos puntos que actúan de modo determinante a la hora de conformar el carácter y la naturaleza de los búlgaros en la actualidad.

Kukeri

Con aproximadamente 4 mil años de antigüedad, el Carnaval Kukeri es un ritual que se lleva a cabo tanto en Bulgaria como en otros países de Europa del Este. En su desarrollo se le rinde culto a Dionisio, Dios del Vino y la Fertilidad en la mitología clásica. Los concurrentes al festival utilizan atuendos especialmente diseñados para la ocasión, que emulan las figuras de grotescos seres llamados “kukeres”. Estos disfraces se confeccionan a partir de la piel y el pelo de diferentes animales, así como de algunas raíces gruesas, y son tradicionalmente usados por los solteros y los recién casados.

Aunque varía en función de la región, la esencia del Kukeri apunta desde sus orígenes a ahuyentar a los malos espíritus y pedir por la salud y la felicidad de la población durante todo el año, además de una buena cosecha. Suele realizarse para las fechas de Año Nuevo y la Cuaresma.

Martenitsa (Baba Marta)

Probablemente uno de los rituales de origen pagano más representativos de Bulgaria, el 1 de marzo de cada año, los locales se regalan martenitsas entre sí como insignia de prosperidad, salud y buena cosecha. Las martenitsas son pequeños adornos manufacturados con hilos rojos y blancos, y forman parte de la fiesta que lleva el nombre de Baba Marta. Sustancialmente, los búlgaros celebran el fin del invierno y la llegada de la primavera.

Nestinarstvo (Nestinari)

Traducido al español como “Danza sobre Brasas”, el Nestinarstvo (o Nestinari) es una costumbre búlgara de antaño, con predominio en los pueblos cercanos al macizo montañoso de Istranca (Strandzha), ubicado en el sudeste del país, cerca de las costas del Mar Negro. El día elegido para esta celebración tiene que ver con el homenaje a San Constantino y Santa Elena, que puede ser el 21 de mayo o el 3 de junio, dependiendo del calendario que se tome en cuenta.

La tradicional danza sobre brasas se hace en horas de la tarde. Anteriormente, los bailarines pasan todo el día dentro de una capilla, escuchando el característico sonido de los tambores y las gaitas. Las imágenes de San Constantino y Santa Elena están muy presentes a lo largo de todo el ritual, que habitualmente tiene a la plaza del pueblo como escenario principal. Como curiosidad, se destaca el hecho de que los participantes, tal vez en una especie de trance religioso, nunca se queman las plantas de los pies. O eso es lo que se dice, al menos.

Lazaruvane

Lazaruvane

Lazaruvane

Para recibir la primavera y vivir la antesala de las Pascuas de manera intensa, los búlgaros disfrutan el ritual de Lazaruvane, que generalmente se lleva a cabo el sábado anterior al Domingo de Ramos. Las puertas de las casas se decoran con pequeñas ramas de sauce y, al día siguiente, las niñas se encargan de recoger flores y fabricar coronas para el citado Domingo de Ramos. Antes de ello, preparan la indumentaria que los participantes portarán en la celebración y, finalmente, pasean por el pueblo emitiendo distintos cantos que tienen la misión de llevar salud y prosperidad a cada hogar.

Los habitantes de las casas deben darles la bienvenida a las chicas en cuestión e incluso recibirlas con regalos. Antiguamente se decía que las muchachas que no formaban parte de estas ceremonias, no iban a casarse nunca. Los búlgaros en general toman este festejo como un símbolo de renovación en todo sentido.

Navidad, Pascua y otras celebraciones

Tal como sucede en otras tantas latitudes del planeta, la Navidad y las Pascuas se viven con suma emoción y respeto en Bulgaria. Las familias celebran haciendo hincapié en la unión, siendo uno de los momentos del año en que se reúnen varias generaciones en forma simultánea.

Paralelamente, los búlgaros le dan un lugar de considerable importancia a otros festejos como el nacimiento, el bautizo (se celebra a los diez días del parto), el casamiento y el funeral. Lo mismo ocurre con las conmemoraciones vinculadas con algunos santos como el de San Juan, San Demetrio y San Jorge (guardián de los rebaños y sus pastores), además del Día de los Muertos y la Cuaresma. En lo que a bodas refiere, por ejemplo, en Ribnovo -en el sudoeste de la nación- se puede presenciar una típica ceremonia entre búlgaros musulmanes, la cual tiene una duración de cinco días y una larga lista de invitados. Prácticamente, asiste la totalidad del pueblo, ya que casi todos los habitantes están enlazados por algún tipo de parentesco.

Curiosidades, hábitos y particularidades

  • Al contrario de lo que sucede en casi todos lados, los búlgaros mueven la cabeza de un lado a otro para decir “sí” y asienten cuando es “no”.
  • La mayoría de la población búlgara es cristiana ortodoxa, aunque existe una minoría que practica la religión musulmana.
  • La rosa es todo un emblema para los búlgaros. Su cosecha fue considerada un auténtico rito en tiempos pasados, mientras que el oficio de agricultor de rosas es uno de los más viejos en el país. Actualmente, lo relacionado con esta bonita flor gira mayoritariamente en torno al turismo: la Fiesta de la Rosa tiene lugar durante la primera semana de junio.
  • Con el correr de los años y los siglos, se han mantenido muchas formas de artesanía popular. Una de las más significativas tiene que ver con la producción de alfombras. En el pueblecito de Dabnitsa, localizado en el sudoeste de Bulgaria, crearon el Taller de Recuperación de los Oficios Ancestrales, precisamente con el fin de volver a concebir manualmente objetos como bombos, panderetas, hebillas y otros más.
  • En la mesa de Año Nuevo se sirve mucha carne. El cerdo, el pavo y el gallo, todos asados, son las opciones preferidas.


Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información