Nuestros destinos Viajes a Argentina Blog de Argentina Las Torres del Paine, un espectáculo para los sentidos
05 Jun
2012

Las Torres del Paine, un espectáculo para los sentidos

Publicado en: |

Parque Nacional Torres del Paine

Parque Nacional Torres del Paine

La maravillosa Patagonia contribuye con el patrimonio natural del mundo, tanto en Argentina, donde sus dones se han popularizado en mayor medida, como en Chile. A propósito de éste último, el Parque Nacional Torres del Paine constituye uno de los atractivos turísticos principales. Ubicado en la XII Región de Chile, en la provincia de Última Esperanza (Comuna de Torres del Paine), aproximadamente a 112 kilómetros de Puerto Natales y a unos 312 de Punta Arenas (ambas localidades en el extremo sur del país), forma parte de las Áreas Silvestres Protegidas de Chile junto con otros espacios que son diariamente conservados y resguardados; en general se trata de parques nacionales, reservas naturales y monumentos naturales. En total, la zona preservada supera los 14 millones de hectáreas, cifra que equivale a cerca del 20% del territorio chileno.

Su importancia se refleja notablemente en el alto número de visitantes que todos los años llegan para disfrutar de su belleza, su paz y su inconmensurable magnificencia. En ese sentido, se calcula que tres cuartos del turismo que elige conocer las Torres del Paine es proveniente de Europa. La marcada y profunda diversidad que presenta su fisonomía aparece como uno de los motivos que primordialmente cautivan a los viajeros: valles, montañas, lagos, ríos y glaciares conforman un paisaje de real ensueño para los ojos de cualquier mortal, sin omitir la pureza del aire que allí se respira y la riqueza que aportan la fauna y la flora de la región.

En el Campo de Hielo Patagónico Sur (la tercera extensión de hielo continental más amplia del planeta, después de la Antártida y Groenlandia) nacen los ríos, lagos, lagunas, cascadas y arroyos que le dan vida a la fabulosa red de drenaje con la que cuenta el parque. Desde el noreste, el agua efectúa una suerte de peregrinaje hasta el Seno Última Esperanza, una dilatada extensión de mar que se halla en el sur chileno. Lo cierto es que el Campo de Hielo Sur se instala sobre el sector occidental de este imponente cercado, defensor de tamañas preciosidades naturales. Además, nutre la esencia de cuatro majestuosos glaciares, entre los que se destaca el Glaciar Grey, el más grande de los cuatro.

Torres del Paine

Torres del Paine

Con respecto a la flora, ésta es considerablemente heterogénea: incluye bosques magallánicos, matorrales pre-andinos (sobre todo, en la costa de lagos y ríos), tundra magallánica (arbustos postrados, cojines de plantas y pastizales) y otros tipos de vegetación que se hacen cada vez menos frecuentes a medida que se incrementa la altitud. Y, justamente, esta pluralidad de entornos explica la presencia de mamíferos como el puma, el huemul, el zorro chilla y el zorro culpeo, el chingue y el guanaco. De la misma manera, es posible observar alrededor de cien especies de aves, resaltando el cóndor, el flamenco, el carpintero negro, el águila, el chincol, el Martín pescador y el cisne de cuello negro.

La creación del Parque Nacional Torres del Paine se remonta a mayo de 1959. Sin embargo, los límites definitivos se establecieron en 1977, cuando el alpinista italiano Guido Monzino, el primero en subir a la cumbre de la Torre Norte (1957-1958), realizó una donación de 12 mil hectáreas al Gobierno de Chile. Asimismo, el 28 de abril de 1978, la UNESCO lo declaró Reserva de la Biosfera, como parte del proyecto que dicha entidad lleva a cabo desde 1971 con el fin de generar conciencia en torno al uso de los recursos naturales a partir del concepto de “desarrollo sostenible”. Pese a ello, en los últimos tiempos se produjeron incendios forestales que -tristemente- han acabado con extensas superficies de vegetación. Todos estos daños se le atribuyen al Hombre; a modo de antecedentes, se recuerdan los desastres de 1985 y 2005, protagonizados por un turista japonés y uno checo, respectivamente. El siniestro más reciente data de 2011, cuando un salvaje incendio forestal consumió más de 11 mil hectáreas. Esta situación requirió de un intenso apoyo internacional y Argentina fue uno de los países que más se comprometió con la causa.

Flora del parque

Flora del parque

Si bien se trata de un destino turístico para todo el año, vale tener en cuenta algunas cuestiones. En primer lugar, la inestabilidad de las condiciones climáticas durante el invierno. De esta forma, si se accede al parque a través de la Ruta CH-9, que une Punta Arenas con Puerto Natales, se aconseja prestar especial atención al último tramo del viaje debido a que inevitablemente hay que tomar un camino de ripio. Técnicamente, el sitio se encuentra en una franja “de clima templado frío lluvioso sin temporada seca”, aunque se puede afirmar que el estado del ambiente es muy variable en todo momento. Quienes desean evitar la lluvia, deben saber que marzo y abril son los meses con mayor índice de precipitaciones. De igual modo, entre julio y octubre sobresale una atmósfera más seca. Finalmente, cabe mencionar que el mes más caluroso es enero, con temperaturas que no suelen sobrepasar los 17º C, y julio es el más frío, con mínimas de -2,5º C.

Administrado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), resulta útil saber que las puertas del Parque Nacional Torres del Paine, llamadas Sarmiento y Laguna Amarga, se abren de 8.30 a 20.30 horas durante todo el año. Desde Santiago de Chile, la capital de esta seductora nación trasandina, se puede llegar a Punta Arenas por la vía aérea; con escala en Puerto Montt, el vuelo tiene una duración de cuatro horas y 15 minutos. Mientras tanto, los más aventureros deberán recorrer unos 3.100 kilómetros desde Santiago o, en su defecto, 2.300 si viajan desde Puerto Montt. Como no hay buses regulares que comiencen el itinerario en Santiago, es necesario hacer base en Puerto Montt y después iniciar el trayecto de más de un día hasta Puerto Natales. Por último, una experiencia diferente, muy recomendable: atravesar los canales australes uniendo Puerto Montt y Puerto Natales en barco; la travesía se emprende el lunes, pasado el mediodía, y concluye el jueves por la mañana.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información