Nuestros destinos Viajes a Argentina Blog de Argentina Barrio de Palermo: buen gusto en el corazón de Buenos Aires
03 Abr
2012

Barrio de Palermo: buen gusto en el corazón de Buenos Aires

Publicado en: |

Parque Tres de febrero, Palermo

Parque Tres de febrero, Palermo

Considerado uno de los más emblemáticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el barrio de Palermo es el de mayor extensión y se destaca históricamente por sus residencias, sus calles arboladas e incluso su refinamiento, sobre todo en algunas zonas puntuales. Pese a su aspecto elegante y distinguido, en los últimos años se ha incrementado notablemente la cantidad de empresas y oficinas. Con los populares Bosques de Palermo como espacio verde referencial y eje central de la ciudad en sí, tiene la particularidad de contar con una importante subdivisión formada a partir de barrios no oficiales. Entre ellos, sobresalen Las Cañitas, Palermo Chico, Palermo Hollywood, Palermo Soho y Palermo Viejo.

Limítrofe con otros barrios tradicionales como Almagro, Recoleta, Belgrano y Villa Crespo, entre otros, Palermo ofrece diferentes atractivos en el área de los bosques anteriormente mencionados. Uno es el pintoresco y agradable Jardín Japonés, construido en 1967 con el fin de homenajear a Akihito, actual Emperador de Japón, quien visitó Buenos Aires en ese año. Los elementos que lo componen simbolizan armonía y equilibrio, mientras que existe un puente (Puente de Dios) que representa el camino al paraíso. Además, se puede disfrutar de muchos árboles añejos y diversas plantas japonesas. Si bien la entrada es de pago, lo bueno es que la recaudación está destinada a los trabajos que realiza el Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés.

Muy cerca, dentro del Parque Tres de Febrero, tal como se denomina oficialmente a los bosques en cuestión, se encuentra el Planetario Galileo Galilei. Inaugurado a fines de 1966 y profundamente reformado en 2011, dispone de una cúpula de 20 metros de diámetro sobre la cual pueden reproducirse 8.900 estrellas fijas y constelaciones. Asimismo, su interior está fraccionado en cinco pisos, entre los cuales vale referirse a la sala central y al museo que se halla en el primero.

Si de verde y naturaleza se trata, resulta inevitable citar al bellísimo Paseo del Rosedal, que reluce por su colorido floral y se alimenta tanto del calor del sol como de la frescura que le brinda el lago aledaño. Ese sector suele ser utilizado para almorzar por muchas personas que trabajan en las zonas contiguas, durante los días laborables. Del mismo modo, los sábados y domingos se convierte en un ambiente ideal para el esparcimiento, la relajación y el descanso, sobre todo cuando las condiciones climáticas ayudan. Al igual que El Rosedal, otros dos lugares que reciben visitas diariamente son el Jardín Botánico y el Zoológico de Buenos Aires, cuyas aperturas datan de 1898 y 1875, respectivamente.

Parroquia de Guadalupe, Palermo

Parroquia de Guadalupe, Palermo

Nombrado en varios tangos, tal como sucede con otros tantos barrios porteños, Palermo bien podría dividirse según gustos, intereses, actividades y hasta clases sociales. Por ejemplo, Palermo Chico ostenta suntuosos palacios y residencias, y está asociado al sector más aristocrático de la sociedad argentina. Paralelamente, Palermo Viejo (elegido para vivir por muchos jóvenes y estudiantes del Interior del país) exhibe muchas casas antiguas restauradas, cafés, bares y restaurantes. Esto hace que se lo relacione con la vida social, ya que constituye uno de los puntos de encuentro preferidos por los habitantes de la ciudad y también por los viajeros que están de paso. En otro sentido, Palermo Hollywood debe su nombre al gran número de productoras televisivas que se instalaron allí en las décadas más recientes.

La historia del representativo barrio de Palermo se remite a Juan Domingo Palermo, un inmigrante italiano que llegó a Buenos Aires cuando finalizaba el siglo XVI y se dedicó a la cría de ganado y al cultivo de cereales y hortalizas. Un tiempo más tarde, a principios del siglo XIX, Palermo era una zona de quintas y chacras. Con Domingo Faustino Sarmiento como presidente, más precisamente a partir del año 1874, Palermo empezó a tomar la forma que tiene hoy gracias a la creación del zoológico, el Jardín Botánico y, fundamentalmente, el Parque Tres de Febrero (los Bosques de Palermo).

Unas de las principales virtudes que hacen que Palermo esté tan bien reputado por propios y extraños es su diversidad y variedad en torno a las posibilidades, propuestas y atracciones que presenta para quienes eligen recorrerlo. Básicamente, Palermo es uno de esos sitios en los que el turista se siente a gusto en todo momento. Por ello, sin duda, está entre las citas impostergables al momento de visitar la expresiva e inagotable Buenos Aires.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

1 comentario sobre “Barrio de Palermo: buen gusto en el corazón de Buenos Aires”

  1. Así es, Palermo es un lugar hermosísimo de la Ciudad de Buenos Aires, uno de los tantos que puedes recorrer durante su visita, además del casco histórico en el centro de buenos aires.
    Es palermo un barrio tranquilo, tambien puedes visitar el rosedal, los bosques de palermo y el planetario con su bellisima arquitectura
    buen viaje!


Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información