Conducir en Marruecos: carreteras
08 Mar
2011

Conducir en Marruecos: carreteras

Publicado en: , |

Marruecos ha mejorado mucho sus infraestructuras en los últimos años. Prueba de ello es que ya hay muchas personas que deciden pasar sus vacaciones en este país en un coche alquilado (e incluso en su propio coche) que les permite moverse por todas las ciudades con algo más de libertad. Hace unos años esto sólo estaba permitido para los vehículos todoterreno, pero, en la actualidad, es posible moverse con coches convencionales por casi todas las partes del país.

Sin embargo, quien se decida por esta opción tiene que tener muy claro que circular por el país alauita no es tan sencillo como en puede serlo en Europa. El primer inconveniente es la forma de hacer llegar el coche si decidimos hacer el viaje con nuestro propio vehículo: en este caso deberemos comprar un pasaje para el barco y asegurarnos de tener todos los papeles en regla (seguro internacional que es una tarjeta de color verde y, si el coche no está a nuestro nombre, un papel firmado por el dueño autorizándonos a su uso, junto con, por supuesto, el carné de conducir internacional. Para los españoles es posible conducir con el carné español en vigencia, aunque éste nos servirá si sólo vamos a conducir unos días, ya que, si queremos estar mucho tiempo en Marruecos, habrá que hacerse con el carné internacional igualmente).

Autopista A8

Autopista A8

Una vez que nos hemos puesto en marcha, hay que tener en cuenta que las señales de tráfico están escritas en árabe y en francés y que las normas básicas de circulación en Europa (stops, carriles, adelantamientos, etcétera) son igual en este país. Además, es obligatorio el uso del cinturón de seguridad en todos los trayectos y, como norma extra, hay que andar muy atento a los peatones, bicicletas, motocicletas sin luces y animales con cargas, ya que, en ocasiones, es difícil verlos y puede ser muy peligroso.

También hay que tener en cuenta que la conducción de los marroquíes suele ser muy agresiva, en muchas ocasiones rondando la legalidad (no siempre respetan la señalización ni los semáforos), por lo que hay que ser muy precavido al volante. Sin embargo, sí que suelen ser muy colaborativos y la mayoría de ellos ayudan encantados a un extranjero perdido o con un problema mecánico.

Respecto a la velocidad, los límites máximos son 120 kilómetros por hora en autopistas, 90-100 kilómetros por hora en carreteras y entre 40 y 60 kilómetros por hora en ciudades. Lógicamente, estos límites pueden variar por lo que hay que estar muy atentos a las señalizaciones, ya que la policía marroquí es muy amiga de poner multas instantáneas por exceso de velocidad, más aun si encuentran el refrendo de uno de los muchos radares móviles que tienen en funcionamiento. Aun así, si consideran que el vehículo circulaba tan sólo por un kilómetro por hora más de lo permitido, la multa se hará efectiva con seguridad.

En la actualidad hay siete autovías que cubren buena parte del país, aunque ya está proyectada la construcción de otras dos más. Así, se puede ir con comodidad entre las siguientes ciudades:

  • Casablanca-Kenitra-Tánger (A1)
  • Rabat-Fez-Oujda (A2)
  • Casablanca-Rabat (A3)
  • Tánger-Puerto Tánger (A4)
  • Casablanca-Safi (A5)
  • Tetuán-Castillejos (A6)
  • Casablanca-Agadir (A7)

Los amantes de la historia tienen en la “carretera de la unidad” un trayecto indispensable. Esta carretera fue la primera gran obra pública que se construyó en el país tras la independencia y que, en 1957, unió Ketama y Taunat. La vía tenía una importancia para los transportes muy grande, pero también ha sido considerada un símbolo como reflejo de los cambios que se avecinaban en el país.

Autopista A3

Autopista A3

Igualmente, hay que tener muy en cuenta el combustible. En las ciudades no habrá problemas para rellenar el tanque pero, en bastantes zonas del interior del país, las gasolineras escasean y podemos vernos con el depósito vacío en medio de la nada. El precio del diesel suele estar un poco más barato que en España, aunque la sin plomo, bastante más difícil de encontrar en Marruecos, puede incluso ser más cara.

Respecto a los controles de carretera son mucho menos frecuentes que en el pasado, pero sigue habiéndolos, sobre todo en las zonas fronterizas y en el sur del país. Hay dos tipos de señales en los controles: “haute” (en los que hay que pararse completamente) y “ralentir” (donde hay que acercarse muy despacio a un policía que indicará si debemos continuar o no). Pedirán los pasaportes y la documentación del coche y, si todo está en regla, se podrá continuar sin problemas.

No hay duda de que en los últimos 10 años las carreteras marroquíes han mejorado mucho, no sólo en calidad sino también en cantidad (se ha duplicado el número de kilómetros hábiles y continúa creciendo esta cifra). Así, ya se puede, en cómodos turismos, conocer la magia de Marruecos.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

1 comentario sobre “Conducir en Marruecos: carreteras”

  1. Viajes Marruecos dice:

    muchas gracias por la info, lo q estaba buscando.


Más información