Información corporativa Blog Gretur Mezquita de Hassan II
25 Oct
2011

Mezquita de Hassan II

Publicado en: |

Mezquita de Hassan II

Mezquita de Hassan II

A mediados de 1985, comenzaron las obras de la edificación de la mezquita de Hassan II en Casablanca, la ciudad más boyante a nivel económico de todo Marruecos. Precisamente por este motivo se decidió su edificación: la que consta como ciudad más poblada y capital económica del país debía (según las palabras del propio rey Hassan II) constar con un elemento que la distinguiera de las otras ciudades. Así pues, corría el 30 de agosto de 1993, cuando se abrían por vez primera las puertas de una de las mezquitas más grandes del mundo, tan sólo superada en el país por La Meca.

La ubicación de la mezquita, y la polémica que envolvió su construcción

En el Boulevard Sidi Mohammed Ben Abdallah, tocando las aguas del océano Atlántico, se alza sobre una península artificial la mazquita Hassan II, una construcción apoteósica diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau, que además de ser uno de los templos más grandes del mundo, es el más alto gracias a su minarete de más de 200 metros de altura. Su emplazamiento sobre el mar responde a un versículo del Corán (”El trono de dios se hallaba sobre el agua”), y gracias al tamaño de su punto más elevado, el láser que cada noche apunta a La Meca puede verse desde varios kilómetros de distancia.
Se trata de una obra tan gigantestca como polémica, puesto que durante su edificación tuvieron que echarse abajo numerosas viviendas (chabolas en su mayoría) de quienes habitaban por la zona, además de acarrear con unos costes rebasaron los 500 millones de dólares, sin contar los gastos que sigue suponiendo su mantenimiento, que bien podrían haber servido para ayudar a la sociedad más necesitada.

Una mezquita que es más que una mezquita

En todo caso, la mezquita de Hassan II es una realidad, y como tal cuenta con espacio para 25.000 personas en su templo de oración, y hasta 80.000 más en sus patios y plazas varias, que alcanzan una superficie total de 30.000 metros cuadrados. Además de su actividad religiosa como mezquita, en su interior se llevan a cabo otra clase de funciones, puesto que dispone de una escuela especializada en el estudio del Corán, salas de conferencias, bibliotecas de grandes dimensiones, y hasta un aparcamiento bajo tierra. Se diseñó y construyó con las tecnologías más avanzadas y los mejores materiales, por lo que expertos de todo el país y maestros artesanos fueron llevados a Casablanca para ponerse manos a la obra. El resultado es un edificio sobrecogedor, a base de mármol, granito y azulejos de gran calidad, que además ha sido acondicionado con calefacción en el sueño, techo retráctil para permitir el acceso de los rayos del sol, puertas electrónicas, y tecnología específicamente diseñada para evitar daños en caso de terremoto. Ahora bien, con el paso de los años, el estar en contacto con la brisa marina y la sal de las aguas del océano Atlántico empieza a hacer mella, y ni el último de los inventos es capaz de evitar que su estructura requiera de constantes revisiones y costosos cuidados.

Vista de la mezquita de Hassan II

Vista de la mezquita de Hassan II

Es una suerte que la mezquita de Hassan II sea de las pocas que permiten el acceso de turistas no musulmanes (de hecho, sólo ésta y la de Tin Mal, en el Gran Atlas, lo consienten), aunque sea mediante una visita guiada. Por este motivo, no está de más saber que para acceder a ella, debe contratarse un servicio de un coste de alrededor de 120 dirhams (algo más de 10 €), y acudir al templo vestido de tal manera que ningún musulmán pueda sentirse ofendido. Por supuesto, antes de entrar es obligatorio quitarse el calzado, y cabe la posibilidad de que a las mujeres más ligeras de ropa, se les entregue una vestimenta que tape su cuerpo antes de entrar.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información