Información corporativa Blog Gretur Foto de la semana. Tanzawa-Ōyama 11-18 octubre 2015
11 Oct
2015

Foto de la semana. Tanzawa-Ōyama 11-18 octubre 2015

Publicado en: , |

hinokibora_mokudou_626px

La imagen que hemos elegido para ilustrar la sección “La foto de la semana” de Gretur Viajes no podía ser más otoñal, ¿verdad? La fotografía está tomada en uno de los parques “cuasi” nacionales de Japón, uno de esos parajes naturales que no dejan de ser de interés para toda la nación, pero que tienen que ser mantenidos por las autoridades de los pueblos circundantes. La foto está tomada en uno de los muchos senderos turísticos del Monte Hiru, a cuatro pasos del precioso Lago Miyagase, pero la localización exacta de esta imagen es casi lo de menos; lo que hoy queremos subrayar desde Gretur es el mensaje que nos traslada la fotografía, el simbolismo de caminos y colores, del paso de una estación de la vida a otra. Lo primero que nos llama la atención de esta composición de imágenes espejo es el cambio de tonalidades al son de las estaciones. En el lado izquierdo prima el verde, ese tono de clorofila vital en el que se adivina el poder del agua, la alimentación abundante, el pulular de los miles de animalitos que buscan alimentos, pareja, frescor… En la fotografía de la derecha, en cambio, el tono dominante es el marrón, pero no un marrón oscuro, tristón y opaco, sino un tono vital, una paleta de color que recuerda a ropa recién estrenada, a hojas crujientes que esconden frutos jugosos, a una vida distinta de la verde, pero más profunda en aromas y sabores.    Pero damos un paso más. En la fotografía de la izquierda, las ramas de los árboles están tan preñadas de hojas verdes que apenas divisamos más allá del primer árbol, como dice el refrán “el árbol no te deja ver el bosque“. Pero en la foto de la derecha, los árboles aparecen más desnudos; siguen vistiendo sus hojas, sus ropajes, pero estos están más contenidos, más sobrios, más templados. Un árbol deja ver al otro, y el otro al otro, y el otro al otro. El otoño ha conseguido templar los ánimos del bosque, hacerlo más suave, quizá menos espléndido, pero desde luego, mucho más accesible.

¿Vemos algún paralelismo entre estas imágenes naturales y el ciclo de la vida del ser humano? Quizá sí. Quizá los árboles de la imagen de la izquierda simbolizan esa juventud fresca, vibrante, potente, tan llena de vida que impide ver y mirar el entorno que le rodea, esa comunidad que no solo está llena de otros árboles, sino de ardillas, pájaros, serpientes y arañas, seres vivos que pueden alegrar la vida o amargarla para siempre. Los árboles de la derecha, los humanos más maduros en nuestro simbolismo, siguen fuertes en el bosque, continúan albergando esos deseos de vida y fuerza, pero su templanza es mayor. Esos árboles maduros se ven entre ellos y también se miran, distinguen entre ardilla inofensiva y alacrán venenoso, no dejan de alzarse orgullosos en su territorio marcando el camino, pero ya no están verdes, han perdido la inocencia porque han visto una y mil veces el cambio de estaciones. Estos árboles entienden perfectamente que la vida no siempre es verde, sino marrón, ocre y, al final, blanca como el invierno. Un ciclo de la vida que, quizá, no haga que el bosque sea más bello, pero sí infinitamente más sabio.

Redacción: Marta Barrero. MARAVEGA Comunicación.

Hinokibora mokudou 2400px” by Σ64 (Edited by Laitche) - Σ64. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información