Información corporativa Blog Gretur Dar al-Makhzen: el esplendor del Palacio Real de Fez
16 Mar
2012

Dar al-Makhzen: el esplendor del Palacio Real de Fez

Publicado en: |

Dar al-Makhzen en Fez

Dar al-Makhzen en Fez

Capital del Islam en Marruecos, la ciudad de Fez es la tercera más importante de este maravilloso país del norte de África y, como tal, ofrece atractivos turísticos de todo tipo a sus visitantes. Si de cultura, historia y arquitectura se trata, el Dar el-Makhzen surge como un ícono y una cita obligada para los viajeros. En español, esta imponente construcción es conocida como Palacio Real. Edificado en el siglo XIV, es uno de los más grandes y antiguos del reino, y se ubica en la zona del Barrio Judío de Fez (La Mellah).

Su enorme tamaño es la explicación de que se haya erigido fuera de la antigua medina. Esto obligó a que, un tiempo más tarde, surgiera una nueva medina, Fez el-Jdid, exclusivamente para satisfacer las necesidades del palacio. Al llegar, las siete puertas del frente, de madera maciza y cubiertas en bronce, ganan en protagonismo por su impronta y espectacularidad; éstas representan los siete días de la semana y, también, los siete grados de la monarquía. La decoración se completa con pintorescos azulejos de cerámica en los que prevalecen el color azul, símbolo de Fez, y el verde, por el Islam.

Detalle de Dar al-Makhzen. Imágen: Tripadvisor.com

Detalle de Dar al-Makhzen. Imágen: Tripadvisor.com

Lamentablemente, los turistas deben conformarse con la contemplación del exterior de esta conmovedora obra. Las 80 hectáreas del palacio no están abiertas al público y, como si fuera poco, en muchas ocasiones hay policías que incluso prohíben tomar fotografías en el lugar. En el presente, allí se alojan los monarcas marroquíes que viajan a Fez por cuestiones burocráticas y otras. En pocas palabras, la propiedad pertenece al Rey de Marruecos, Mohamed VI de Marruecos, quien manda desde julio de 1999, cuando falleciera su padre Hassan II.

Emplazado aproximadamente a 150 metros del Barrio Judío, el fabuloso Palacio Real también se halla a cortas distancias de algunos sitios recomendados como el Museo Dar Batha, la Medersa Bou Inania, el Museo de las Armas y la Puerta Bab Bou Jeloud, principal punto de acceso a la impresionante Medina Fez el-Bali.

Pese a la imposibilidad de conocer su interior, realmente vale la pena apreciar la majestuosidad de sus trabajadas arcadas y el brillo que sólo los dorados más finos son capaces de regalar. En la noche, el Palacio Real genera un auténtico regocijo visual para quienes lo observan, iluminado por las luces que parecen señalarlo por su belleza. El resto queda librado a la imaginación, si es que a partir de ella puede ser posible sospechar el gran lujo que domina la escena de esta maravillosa mansión.



Otros artículos similares


Comentarios

Dejar un Comentario en Facebook...

Buscar en el blog

Últimas entradas

Archivo

Más información